Jesuita presenta investigación sobre católicos y terrorismo de Estado en Argentina

 

Por Magalí Heredia (*) 

Donde estaba Dios. Católicos y terrorismo de Estado en la Argentina de los setentas es el título que lleva el libro del sacerdote jesuita Gustavo Morello que se presentará este martes a las 19 en el Archivo Provincial de la Memoria (Ex D2) en la ciudad de Córdoba. El autor estará acompañado por el prestigioso sociólogo y semiólogo Héctor Schmucler, y por Magdalena Da Porta, periodista de La Voz del Interior.

El sitio elegido para realizar la conferencia es el cabildo, ubicado frente a la catedral, donde funcionaba la Sección de Inteligencia de la policía cordobesa conocida como D2, convertido en centro clandestino de detención y tortura. Allí permanecieron en cautiverio los protagonistas del libro de Morello: un sacerdote norteamericano y cincos seminaristas integrantes de la Congregación de los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette, que fueron secuestrados el 3 de agosto de 1976 por un grupo de tareas de la última dictadura cívico-militar-eclesial bajo las órdenes del el exjefe del Tercer Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez, condenado en julio de este año a prisión perpetua como coautor del homicidio de monseñor Enrique Angelelli -ocurrido un día después del operativo en La Salette y que los secuestradores adelantaron que se llevaría a cabo.

Donde estaba Dios es parte de la investigación que entre 2007 y 2011 Morello realizó para obtener su doctorado en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. “Mi interés en el tema está motivado por el lugar de la religión en la sociedad. Me interesa entender cómo lo religioso influye en los comportamientos de un grupo y cómo los comportamientos del grupo modifican lo religioso. Me interesaba mucho saber por qué no sonaron alarmas frente a la muerte, por qué gente honesta no actuó frente a las violaciones de los derechos humanos”, explica y agrega que “La característica fundamental de este caso es que involucró tanto a católicos que fueron víctimas como a verdugos; a religiosos que ayudaron y a otros que negaron esa ayuda. Una variedad de acciones que muestran distintos modos de ser católico frente a un mismo hecho histórico”.

En agosto de 1976 la comunidad religiosa de La Salette estaba formada por el sacerdote Santiago (James) Weeks y los seminaristas Daniel García Carranza, Alejandro Dausá, Alfredo Velarde, José Luis Destéfani y Humberto Pantoja. Todos sobrevivieron.

Los testimonios de los protagonistas del caso, la reconstrucción de los hechos que alcanzaron una insospechada dimensión internacional y el abordaje “no neutral” que confiesa Morello al presentar su trabajo le aportan al mismo un gran valor histórico. Hay muchos relatos desgarradores que ilustran el dramatismo y las particularidades de este caso, pero el siguiente verdaderamente me conmueve: «James Weeks se despierta cuando entran a su habitación. Sobresaltado, oye que le gritan: ¡No nos mires, mirarnos es la muerte! Vendados los ojos, le atan pies y manos por la espalda, mientras allanaban la casa. A cada rato aparecía un paramilitar a preguntarle por ciertos libros, por ejemplo, un libro rojo de Chiara Lubich y otro de “paraliturgias”. Amarrado con cables, inmovilizado, me entró una desesperación…Pensaba que iba a tener un infarto…, tanto que grité… “¿Por qué me has abandonado?” Es el grito-oración que, según el Evangelio de Mateo, Jesús profiere en la cruz. En ese momento, James pensó en las lecturas correspondientes a ese día, de san Mateo, para la misa que había rezado: “No tengan miedo”. En ese momento, recordar las lecturas me hizo calmar.

La historia toma un giro tan inesperado como revelador cuando Joan McCarthy, una monja norteamericana que horas antes había llegado a Córdoba para visitar a los saletenses en su camino hacia Buenos Aires, emprende tras presenciar el secuestro. Una maratónica búsqueda para lograr lo que hasta entonces parecía imposible: que los secuestrados fueran liberados con vida. “Huyó durante 10 días de agosto de 1976 de la dictadura argentina para salvar su vida, la del cura James Weeks y la de cinco seminaristas secuestrados en Córdoba. Su denuncia llegó hasta el senador Edward Ted Kennedy, que logró intervenir a tiempo para liberar a los religiosos. En 1977 el caso fue una pieza clave para que Estados Unidos embargara los envíos de armas a Argentina por sus violaciones a los derechos humanos” resume el periodista cordobés Fabián García sobre el excelente reportaje que realizó para la Revista Digital FronteraD y que puede leerse ingresando en este link http://www.fronterad.com/?q=joan-mckarthy-monja-que-salvo-vida-seis-religiosos-dictadura-argentina).

Después de tanta oscuridad, los maravillosos testimonios de dignidad y de amor al prójimo y a Dios, alumbra la respuesta a la pregunta del título: Dios estaba con ellos.+ (PE)

 

(*) Comunicadora social. Presidenta de la junta directiva de la Iglesia Metodista Central en Bahía Blanca. Editora de Prensa Ecuménica. magalaus@gmail.com 

 

SN 0579/14

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s