A 60 años de los bombardeos a Plaza de Mayo

“No pensé que iban a bombardear, decían que tenían que largar flores”

El de Natividad López es uno de los testimonios más conmovedores de los sobrevivientes de los bombardeos a Plaza de Mayo. Tenía 18 años y perdió una pierna el día del atentado. Forma parte del proyecto “Voces Olvidadas”, un archivo oral con testimonios de sobrevivientes, familiares y hasta granaderos sobre la tragedia ocurrida en 1955.

Por Infojus Noticias

 

Tuvieron que pasar 55 años para que el Estado argentino pronunciara una palabra oficial sobre las bombas que los aviones de la Marina de Guerra soltaron sobre la Plaza de Mayo, quitando la vida de 309 personas –identificadas hasta el momento– y causando cientos de heridos. La consigna: asesinar al general Juan Domingo Perón. “Es una investigación muy importante, ya que implica una reparación para las víctimas y los familiares, pero además significa poner en la agenda oficial ciertos temas. La investigación comenzó en 2009 (la publicación de la primera versión del informe fue en 2010) pero sigue actualizándose todo el tiempo”, dijo Antonela Di Vruno, directora de Fondos Documentales del Archivo Nacional de la Memoria (ANM), a Infojus Noticias. El área que dirige acaba de sacar una edición revisada sobre aquella indagación que sigue en construcción permanente. “Hubo revisión de números de víctimas, aparición de nuevas imágenes –que dan lugar a nuevas caracterizaciones–, y nuevos testimonios”, agregó.

El germen de la investigación fue un homenaje a las víctimas o familiares del bombardeo en Plaza de Mayo, en junio de 2010. Ya hacía un tiempo que se hacían actividades por la conmemoración de los 30 años de democracia y los diez años desde la creación del Archivo Nacional de la Memoria. Muchos familiares se acercaron al Archivo. Otros llegaron con las leyes Reparatorias que se ofrecieron para las víctimas de la masacre. “No es sólo para una efeméride, sino que es trabajo de muchos años”, explicó Di Vruno. “En un punto es dar cuenta de políticas de Estado. El Archivo Nacional va en consonancia con las políticas del Estado, que siguen los ejes de memoria, verdad y justicia. Por eso, Martín Fresneda (secretario de Derechos Humanos, de quien depende el ANM), nos dio las instrucciones a cada uno de los jefes de área del rol social del archivo”.

La investigación estuvo a cargo del área de coordinación de investigaciones históricas, una de las tres que conforman la Dirección Nacional de Fondos Audiovisuales. Las restantes son la Dirección de Gestión de Fondos Audiovisuales, y la de Coordinación de Fondos de la Conadep y Archivos. Todas compuestas por equipos interdisciplinarios. “La idea es que la comunidad entienda que un archivo es una cosa viva, en constante cambio, y que todos podemos aportar con ellos”, concluyó Di Vruno.

 

Voces olvidadas

La investigación sobre el bombardeo fue la puerta de entrada que permitió acuñar un plan más específico sobre el ataque aéreo. A fines de 2012, y durante todo 2013, se llevó adelante la mayor parte del proyecto “Voces Olvidadas”, un archivo oral con testimonios de sobrevivientes, familiares y hasta granaderos sobre el episodio. “Son 25 testimonios, la mayoría en formato audiovisual y tres en audio”, dijo Andrea Copani, coordinadora de los equipos de investigación de la Dirección a esta agencia. El material se volcó en varias plataformas, para acercarle a distintos públicos las memorias de la matanza: un DVD que se distribuye en las escuelas, por ejemplo.

A través de los relatos, se fue reconstruyendo la memoria histórica de aquel 16 de junio. “Yo iba por el Bajo, en el trolebús 303”, cuenta en una de las entrevistas filmadas Laura Abatángelo, una sobreviviente. “De la primera bomba que cayó, las esquirlas me cortaron la pierna”. En otra, Ignacio Olarte rememora que cuando escuchó a lo lejos el rumor de las bombas, se fue directamente para la plaza. “Las esquirlas me dan en el tobillo izquierdo, me lo sacan completamente. Me rompen el zapato”.

Uno de los testimonios más conmovedores recogidos por el equipo investigador fue el de Natividad López, una mujer de 78 años que perdió una pierna el día del bombardeo, cuando tenía 18 años. “Eran como las once de la mañana y aparecían los aviones así, tres juntos”, recuerda en el fragmento de la entrevista al que accedió Infojus Noticias. Ese día, Natividad iba a presentarse a la obra social del comercio, donde iba a buscar trabajo. Pero yo lo que menos pensé es que iban a bombardear, porque decían, los que entendían más que yo, que tenían que largar flores”. Natividad relató, también, el momento en el que perdió una de sus piernas. “Cuando se destrozó el micro, que quedó todo de costado, yo quedé ahí en la calle. Pero cuando quise levantarme, a mi me faltaba la pierna”.

Ahora, el relato de Natividad acerca de la matanza se transformó en una historieta: viñetas que recorren aquél escenario de horror para que otros públicos sepan qué pasó el 16 de junio de 1955, el único día en la historia del país en que aviones de las Fuerzas Armadas soltaron bombas sobre la población civil.+ (PE/Infojus Noticias)

 

Foto: Bombardeo a Plaza de Mayo, 16 de junio de 1955 / Archivo General de la Nación

 

SN 0819/15

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s