El drama de los refugiados que Europa ningunea

«Europeos, abramos los ojos. No va a haber suficientes muros ni alambres que paren esto. Ni gases lacrimógenos ni pelotas de goma. O abordamos un drama humano desde la capacidad de amar que nos hace humanos, o acabaremos todos deshumanizados. Y habrá más muertos, muchos más. Esta no es una batalla para protegernos de los otros. Ahora mismo esto es una guerra contra la vida».

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

“¿Por qué pasan las semanas y los meses sin que los gobiernos europeos asuman sus responsabilidades en la tragedia de decenas de miles de refugiados? Esta es la pregunta recurrente que nos hacemos cuando diariamente contemplamos las trágicas imágenes de hombres, mujeres y niños en un éxodo interminable que parte de las tierras que se han convertido en inhabitables por guerras, persecución, miseria y hambre”, sostiene el informe publicado por Carlos Iaquinandi Castro desde SERPAL. “¿Qué esperan los gobiernos europeos para asumir sus responsabilidades ante el drama de los refugiados?”, se pregunta.

Es conocido que miles de personas mueren en barcas precarias mientras otros caminan en filas interminables por las vías ferroviarias, con miedo de equivocar el camino cruzando por Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría.

Iaquinandi afirma que “a la mayoría de ellos les correspondería el derecho de asilo y refugio según el acuerdo de Dublin modificado en el 2013 que regula esas situaciones en la Unión Europea” pero “los gobiernos del continente han reducido los medios de asistencia y permanecen entre la indiferencia y la negligencia a pesar de la magnitud de la situación humanitaria de millares de seres humanos”.

En cuatro años Siria generó cuatro millones de refugiados. “La mayoría de ellos por países vecinos totalmente desbordados por esas llegadas masivas. Jordania tiene más de 600.000, Líbano el doble, un millón doscientos mil. El de Zaatari, es hoy uno de los mayores campos de refugiados del mundo con más de 100.000 pobladores y está ubicado a 15 kms de  la frontera de Jordania con Siria, en una zona desértica” pero “ Los países europeos resolvieron el año pasado convertir sus ayudas para las asistencias humanitarias en el Mediterráneo en un dispositivo de control y seguridad de fronteras, precisamente denominado `Frontex´. Redujeron  las aportaciones económicas y los medios técnicos y humanos”.

Alguien que pudo dar una mano era Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Sin embargo la semana  pasada, rechazó las peticiones para celebrar una nueva cumbre europea sobre inmigración, afirmando que “los países miembros deberían aplicar los actuales acuerdos en la materia”. Lo inmoral es que Juncker sabe que se están incumpliendo y conoce la responsabilidad de la Unión Europea en el derecho de asilo que tienen la mayoría de los refugiados. La inmoralidad se acrecienta dada su presteza para convocar reuniones aceleradas sobre temas económicos como las de castigar a los rebeldes contra la “troika”.

Serpal se pregunta ¿Por qué “enterró “la decisión europea de cupos de refugiados que deberían recibir los países miembros?. Y cita países como el español que rechazó la cuota de poco más de 4.000, y dijo que solo aceptaría 1.300 refugiados. Iaquinandi se interroga acerca de “Que sentirán los miles de descendientes de aquellos cientos de miles de españoles que tuvieron que dejar su tierra después de la Guerra Civil y fueron recibidos generosamente, con respeto y afecto, en ciudades latinoamericanas como Buenos Aires, México, Santiago de Chile, Montevideo” y sentencia “Ahora Europa parece blindada de egoísmo e hipocresía y haber olvidado sus propios éxodos, no tan lejanos en el tiempo”.

El informe trae a colación que el secretario general de la ONU dijo estar “horrorizado y desconsolado por la muerte de refugiados e inmigrantes en el Mediterráneo y en Europa” y que “esta tragedia humana requiere una decidida respuesta política colectiva. Es una crisis de solidaridad, no una crisis de cifras”. Sin embargo lo que decidió  fue preparar una reunión sobre el tema “para el 30 de setiembre ¡Dentro de un mes !”.

“¿Qué ocurrirá en esos 30 días con las decenas de miles de seres humanos que están casi en la frontera húngara, donde se desconoce cómo actuará el gobierno filo-fascista de Viktor Orban, que levanta una valla a lo largo de 175 kms  y anuncia que si es necesario desplegará al ejército para reforzar a la policía? ¿Desconoce Europa y la ONU la presencia de milicias paramilitares de extrema derecha dispuestas a “cazar” a los refugiados ni bien intenten cruzar la frontera?” inquiere Iaquinandi que hace recordar que “que el gobierno derechista húngaro suspendió unilateralmente el pasado 23 de junio, la aplicación del acuerdo europeo sobre derecho de asilo (Reglamento de Dublin) alegando “razones técnicas” no especificadas.”

Negligencia y desinterés son adjetivos reales, no subjetivos, para los países europeos. O como se  titula “ningunean” el drama. “Desde hace meses, las imágenes en los telediarios, en las redes sociales y en los medios gráficos, muestran a cientos, miles de personas que aguardan en campamentos improvisados; que son retenidas por vallas o barreras policiales, que caminan como hormigas en filas interminables recorriendo kilómetros con la esperanza de encontrar su lugar en el mundo”.

En otro orden de postura se cita a  la alcaldesa de Barcelona, quien reconoce que se trata de un tema de competencia estatal y europea e “hizo un llamamiento para crear una red de ciudades para acoger refugiados. Ada Colau afirmó que está en conversaciones con ACNUR y la Cruz Roja para tratar de implementar la ayuda posible En la misma línea la alcaldesa de Madrid, “mostró su inquietud por la situación de los refugiados y su disposición a recoger el llamamiento de Colau”.

También la ministra austríaca de interior, Johanna Mikl-Leitner afirmó que si Europa asumiera legalizar el desplazamiento de los refugiados y protegerles, se evitarían las tragedias y la irrupción de las mafias. Para Günter Bukhardt, director de una organización pro-asilo de Alemania, “la desesperación de los refugiados es solo un botín para los traficantes”. Añadió que “la discusión de los políticos es hipócrita” y que “El negocio se acabaría si existieran caminos legales para los refugiados, pero en lugar de estudiar esa posibilidad, se levantan nuevos muros en Europa”.

El informe de Serpal finaliza recordando  al “ejemplar luchador por los derechos humanos, Stéphane Hessel”, alemán, 1917-2013, quien pensaba que “el poder del dinero nunca ha sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”.

En su legado Hessel decía “cuidado, hemos luchado para conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo. No permitáis que os lo arrebaten. Indignaos, luchad para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico”.+ (PE/Serpal)

 

(*) Servicio informativo  SERPAL (SERvicio de Prensa Alternativa) con sede en España Serpal.

 

SN 0864/15

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s