Parece locura pero hoy lo haría

 Por William Quinteros

Uruguay

Que el mundo se está volviendo inhóspito y peligroso no es ya una noticia que pueda sorprender a nadie, lo que sí es tema hoy de especulaciones y discusiones es ¿qué hacer?

La situación generada por la enorme masa de desplazados que buscan refugio en Europa, o en países vecinos, en el continente Africano y en la América del Norte fundamentalmente, ha despertado inquietud en los países “ricos”, que ven en esta situación, además del desafío económico una evidente fuente de desestabilización política.

Recibir 800.000 refugiados significa un shock cultural de impredecibles consecuencias. No todos los habitantes de un país están dispuestos a recibir “extranjeros” y los gobiernos que se arriesgan a brindar esta posibilidad de asilo, se enfrentan a la ira y protesta de los opositores.

Esto se transparenta en las contiendas electorales, como la que se vive en los EE.UU. (no quiero nombrar candidatos). La xenofobia, las explosiones racistas, ya han cobrado muchas víctimas. Los acuerdos firmados en 1951 sobre el derecho de refugio, son hoy totalmente obsoletos. Hoy los conflictos llamados “de baja intensidad” se basan en la victimización de las poblaciones civiles. Se hace rehenes a los habitantes de las ciudades, cada vez más expuestas a atentados terroristas, a bombardeos aéreos y terrestres, que pulverizan poblaciones.

A eso debemos sumarle las catástrofes naturales, ya sea por falta de lluvias o por inundaciones, que denuncian el cambio climático que sufrimos. Pero detrás está, a mi entender. la causa fundamental de todos estos males: el desastre económico, que tanto en épocas de abundancia como en períodos de contracción arrojan millones de seres humanos a la más cruel desesperación: la de no tener la más mínimas posibilidades de subsistencia, mientras que una minoría, siempre sale beneficiada, aumentando sus riquezas.

Los programas de “ayuda” de diferentes organismos internacionales, no van más allá de colaborar para hacer esta situación casi permanente, pues no favorece la creación de medios y posibilidades de subsistencia, sino que se les brinda una magra ración, haciendo el problema perdurable.

La solución al problema económico, en las actuales relaciones de producción, son impensables, pero buscar una solución para los desplazados por conflictos armados, parece posible, si rompemos con los márgenes de las soluciones tradicionales.  Partimos de la base que todo ser humano tiene derecho a vivir en lo que considera su patria, por lo tanto las soluciones a encarar deben tener en cuenta este principio. También, como lo hemos mencionado, no es adecuado crear en cualquier país una situación de conflicto y enfrentamiento por razones del otorgamiento de asilo o refugio.

Es tiempo de que contemos en el mundo, con zonas y regiones protegidas, capaces de amparar a personas desplazadas, garantizándoles, vivienda, salud, educación y que a su vez, sean auto sustentables.

Sabemos que en la masa enorme de desplazados, existe una fuente muy rica de posibilidades, tanto en lo intelectual como en lo manual. Se trata de personas formadas, no son “seres sin historia”, ellos son profesionales, obreros, artistas, en fin, son un recurso que las actuales condiciones del mundo desperdician. Con un mínimo de esfuerzo internacional, estas zonas protegidas podría llegar a ser embriones de una nueva sociedad basadas en el respeto de la persona humana por su sola condición de humano.

Queda por pensar y dar forma a normas y reglas para regular el acceso y la permanencia de las personas necesitadas de protección en tales zonas, como así también la forma de administración de las mismas. Teniendo en cuenta en todos los casos la dinámica social que anima estas posibles zonas, que necesariamente difieren de las sociedades establecidas.

Creo que en el mundo existen lugares apropiados para asentar estas zonas de protección, lugares a los que el acceso no sea dificultoso, pero que al mismo tiempo, pueda ser este acceso regulado y no este expuesto a represarías. Económicamente, esto sería posible con un costo mucho más bajo de lo que hoy se utiliza en relación a la política de refugio y asilo. + (PE)

SN 0869/15

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s