Divorcio más rápido y nulidad no es anulación

Al presentarse la reforma del proceso canónico del divorcio se puso especial atención que no se trata de una anulación del vínculo matrimonial sino de la nulidad por causas determinadas y que se propone velocidad en el proceso que no debe durar más de un año manteniendo el rigor ya establecido.

Federico Lombardi, director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, especificó que las cartas del Papa –en el lenguaje vaticano Motu proprio datae,  intencionalmente fueron firmadas  el 15 de agosto, día de la Asunción y presentados el martes 8 día de la Natividad de María. Se puede interpretar que esa decisión refuerzan las palabras papales de que “Iglesia como madre“ se acerca “a los hijos que se consideran separados”  con caridad y misericordia.

La inquietud periodística de porque no se esperó al Sínodo de octubre próximo, se respondió que en el Sínodo de octubre de 2014 quedó  “absolutamente claro”  que los obispo habían pedido la implementación de reforma sobre la nulidad matrimonial.

Como consecuencia de esa solicitud el Papa constituyó  la Comisión especial para la reforma del proceso matrimonial católico. Seis miembros de esa Comisión fueron los que presentaron los “motus” del Papa el martes 8. Uno para la iglesia occidental y el otro para la iglesia oriental.

La aclaración de que “No es lo mismo la nulidad que la anulación de un matrimonio” era necesaria para evitar confusiones. Se continúa el proceso judicial para considerar si hay causas de nulidad, y se acopla la  visión pastoral al instalar velocidad en el proceso.

El obispo adquiere mayor relevancia en la composición del tribunal –hasta puede ser solo un obispo diocesano-; adquiere valor la primera sentencia por lo que no se necesitará la doble sentencia; el proceso será mucho más breve que el actual y puede haber apelación pero no será considerada si se entiende que la finalidad es dilatar el trámite.

A las causales ya establecidas  se agrega el compromiso de “de estar abierto a la transmisión de la vida” sobre el cual antes se daba por hecho mientras que en el presente existen dudas al respecto. Si se ha tomado el compromiso en la realización del matrimonio y luego no se cumple puede volver nulo el sacramento matrimonial.

También la esterilidad que fuese conocida pero no indicada al conyugue  antes del matrimonio y alguna  enfermedad transmisible que no se haya declarado con anterioridad a la realización del  matrimonio

Se recalca que la función del tribunal no será como anular  un matrimonio, ya que la ICR lo considera  indisoluble, ”sino en juzgar los casos en los que se considera que el matrimonio fue nulo por causas diversas, como la coerción”. .

Se considera que los obispos deben estar preparados para su función de juez por lo cual se establece una  formación permanente  para ellos. Se tiene en cuenta que habrá preparación especial para los demás integrantes de los tribunales.

En sus documentos Francisco fue  claro acerca de  que “la gratuidad tiene que ser una regla”’ al mismo tiempo que los empleados que operen en los casos –como los abogados- debe ser pagados en lo que sea justo.

En  su explicación de  los documentos el Pontífice enfatiza que  “He decidido dar con este ‘motu proprio’ disposiciones con las cuales se favorezca, no la nulidad de los matrimonios, sino la celeridad de los procesos”. + (PE)

SN 0878/15

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s