Salvador Allende 11 de septiembre de 1973

Por Domingo Riorda

Bahía Blanca

“Retornarán los libros, las canciones/Que quemaron las manos asesinas

Renacerá mi pueblo de su ruina/Y pagarán su culpa los traidores” será cantada hoy, 11 de setiembre, en numerosas actos que se realizarán en Chile y en todo Latinoamérica y Caribe en  homenaje a Salvador Allende, el presidente de Chile que fue asesinado en el golpe de estado de 1973.

El 4 de septiembre de 1970 Allende  ganó las elecciones con el 36% de los votos. Asumió la presidencia de Chile el 3 de noviembre y se hizo cargo de  poner en práctica los lineamientos de  la Unidad Popular, partido político al cual representaba.

No tenía mayoría en el Congreso. La Suprema Corte se oponía a sus propuestas reformadoras.  A pesar de ello  nacionalizó  los servicios públicos y los bancos, aplicó medidas a las compañías estadounidenses que manejaban el hierro, el carbón y el cobre. Se levantaron los salarios de los trabajadores. Descendió  el desempleo a menos del 5 por ciento. Redistribuyó la tierra. Aumentó la producción de alimentos y el consumo. Mejoraron  los sistemas de seguridad social, educación, salud.

A poco andar comenzó la estrategia desestabilizadora con la CIA a la cabeza de su implementación y decidida por el gobierno de EEUU. con el presidente, Richard Nixon y  el jefe del Consejo Nacional de Seguridad, Henry Kissinger. Todo conectado con las empresas  establecidas en Chile  que tenían sus centrales en EE.UU. y los siempre dispuestos grupos locales chilenos.

En 1972 el periodista estadounidense Jack Andersen publicó información comprobada sobre los complots  para derrocar a Allende. Anderson, premio Pulitzer en 1972, fue quien denunció el papel de la Administración del presidente Richard Nixon a favor de Pakistán en la guerra contra su vecina India en 1971 y otras participaciones similares como los sobornos de grandes empresas a partidos políticos, complots para asesinar a Fidel Castro y  los acuerdos con la Mafia.

Dos aviones caza Hawker sobrevolaron la Casa de la Moneda y arrojaron sus bombas. Era el 11 de septiembre de 1973. Ante las exigencias de su renuncia, Allende dio una contundente respuesta “Estoy dispuesto a resistir por todos los medios, incluso al precio de mi propia vida…” Honró su palabra. Resistió.  Murió peleando. Rondaba las dos de tarde. Unos cuarenta compañeros  resistieron un tiempo más. A las cuatro de la tarde  se extinguió la resistencia. Fueron siete horas fatídicas.

Treinta días después crecían los asesinatos del Estado. Se calcula en 30.000 personas asesinadas. Un millón de exilados de los cuales se certifican 300.000  por motivos políticos directos. Los torturados no fueron menos de 112.000. Tres millones de detenciones arbitrarias. Un millón doscientos mil allanamientos. La población sometida con pérdidas de los derechos adquiridos con el gobierno de Salvador Allende.

“Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo … Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente” La semilla germina. Se cortan las flores. La primavera vuelve. + (PE)

SN 0883/15

Anuncios

Un comentario sobre “Salvador Allende 11 de septiembre de 1973

  1. Mi más cálido aplauso, Domingo Riorda.

    El 11 de septiembre es una fecha fatídica por lo que se ve. Chile, NY… y tres siglos antes Catalunya.

    El 11 de septiembre de 1714 las tropas del Borbón Felipe V derribaron a cañonazos las murallas de Barcelona y ocuparon la plaza. Tras aquella gesta guerrera, el Estado español prohibió los fueros y leyes seculares de la nación catalana e impuso las leyes de la corona española, prohibiendo además a un mismo tiempo el uso de la lengua catalana en todo documento escrito y exigiendo que el catecismo se enseñase en Catalunya en lengua castellana. Fue el prinincipio de un genocidio cultural que retomó fuerza en 1939 con la victoria de los fascistas sobre los republicanos y la dictadura regida por Franco que siguió.

    Por esa razón el 11S es el Día de la Nación Catalana, “La Diada”. Y con el fin de conmemorarlo y animar al pueblo a seguir luchando, año tras año en esta fecha las manifestaciones patrióticas son notorias a lo largo y ancho de la pequeña geografía de Catalunya.

    Hoy Barcelona bulle de fervor patriótico y al igual que en años anteriores una ingente multitud la invade.

    La lucha por la libertad es lucha por la justicia. Nunca se dan una sin otra. /PC

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s