El Papa en Cuba (I)

 

 

Hablando del Papa con el investigador cubano Aurelio Alonso

Dada la visita del Papa Francisco a Cuba, la revista cubana Temas efectuó  una serie de entrevistas para leer en contexto este acontecimiento. Una de ellas fue con Aurelio Alonso, sociólogo, investigador sobre la iglesia católica romana en Cuba, Premio Nacional de Ciencias Sociales y colaborador y miembro del Consejo Asesor de Temas- Temas, de publicación trimestral, se dedica a la teoría y análisis de la cultura, la ideología y la sociedad.

Entrevistado por  la periodista Marianela González la primera pregunta que respondió Aurelio Alonso fue sobre la elección de Bergoglio dado que fue “el primer jesuita, el primer latinoamericano, y el primer sacerdote de un país del Tercer Mundo” puesto “al mando de la iglesia católica romana”

El sociólogo Aurelio Alonso consideró que todo va junto “y en ninguna medida por separado”  en la inesperada elección. Hay que preguntarse  si este es “el Papa que esperaban tener los miembros del cónclave que lo eligieron” Con un “Pienso que no” arriesgó su opinión.

Ser el primer Papa latinoamericano, dice Alonso, tiene la importancia  “que se orienta a buscar al conductor de la iglesia en la región del mundo más poblada de católicos” ya que más de 40% de los católicos del mundo están en  América Latina. Lo que le sorprende es “la elección de un jesuita” porque  la Compañía de Jesús “tiene un aura de autoctonía, de independencia, de carácter propio, que le ha dado mucha fuerza en la historia Fue suspendida casi por un siglo, Juan Pablo II la intervino” y “sustituyó a su Superior General, uno de los más brillantes, notables, significativos superiores generales que ha tenido, Pedro Arrupe, vasco como Ignacio de Loyola, el fundador, una figura muy significativa en ese período”.

Indica que Bergoglio  “llega en medio de una crisis muy fuerte de credibilidad de la iglesia, relacionada con la corrupción, y otros problemas”  Detalla que esa crisis  “estalla”  en los tiempos de Juan Pablo I,  Juan Pablo II la “invisibiliza” y Benedicto XVI “choca”  con ella y renuncia. Francisco encuentra esa explosión de la crisis con situaciones como que  “los obispos latinoamericanos actuales, la mayoría de ellos fueron nombrados por Juan Pablo II” por lo que “La herencia que tiene Bergoglio ahora en esa iglesia es tremenda. El tiene que ganar tiempo”

Entre los pontífices que visitaron Cuba  Juan Pablo II  fue el primero,  “lo hizo después de haber recorrido toda América Latina”, varias veces en  México, Brasil, Colombia, y una en Haití- El segundo fue Juan Pablo II quien “desautorizó a Ernesto Cardenal públicamente, en su visita a Nicaragua” Oscar Arnulfo Romero, unos meses antes de morir, se había entrevistado con el Papa, “le había llevado un dossier sobre la situación en El Salvador. El Papa le dijo que él no tenía tiempo para leerse todo eso, y que le aconsejaba llevarse bien con el gobierno, lo maltrató incluso, lo desestimó, no le dio apoyo”.

Al requerimiento de Marianela González sobre “¿Qué han significado las visitas de los papas a Cuba? ¿Qué particularidades tendrá esta primera visita del Papa Francisco?”  Alonso  destaca que el “impacto” de Cuba sobre Juan Pablo II y Benedicto XVI “consistió en el descubrimiento de que había una posibilidad de pobreza con dignidad” “Ahí hay algo que evangélicamente tiene un sentido”

La visita de Francisco  es distinta. “Este es el Papa que más ha hecho a favor de Cuba en el corto tiempo que tiene de pontificado” No se limitó a una simple condena al bloqueo, “ha ofrecido sus servicios como mediador, lo que ha sido suficientemente importante para que se reconozca por el gobierno cubano y por el de Estados Unidos su papel, junto al del gobierno de Canadá”

Será la visita  más importante de las tres. El Papa tuvo “una disposición más proactiva”  en la aceptación del proceso de transformación cubano y ahora  “hay más cosas que decirse entre los discursos de este Pontífice y de los líderes del proceso cubano”.

Luego de  Cuba  sigue a Estados Unidos  donde “Va a continuar en su rol de mediador”  con la posibilidad de “convertirse realmente en un factor para que empiece a flexibilizarse el bloqueo, para que empiecen a encontrarse caminos de flexibilización”  por lo que “va a ganar muchos enemigos en Estados Unidos, en la derecha norteamericana”

La periodista de Temas no deja pasar por alto la ocasión y pregunta “¿Cómo aprecias la relación entre las posiciones progresistas de Francisco y una iglesia cubana atravesada por corrientes conservadoras que tienden al encerramiento y a fomentar un laicado obediente?”

Alonso es creativo y novedoso. Asevera que “La iglesia cubana sigue siendo conservadora; pero lo es menos que la de los años 60” que estaba cruzada por la iglesia tridentina y luego fue influenciada por  el Concilio Vaticano II que se produjo después de la revolución Cubana. En el 60 se trataba de “de una iglesia conservadora, que incluso había estado en contra de la independencia nacional hasta última hora en el siglo XIX.”

A la referencia sobre  “el anticomunismo de la iglesia” Alonso acopla “el ateísmo del marxismo” porque “El comunismo que se asumió en Cuba, mayoritariamente el aprendido de la URSS, era ateísta” en el que “ la religión es una deformación ideológica, un atavismo llamado a terminar, no un componente legítimo de la cultura”

El investigador observa que “la iglesia tuvo un proceso de asimilación del cambio social cubano” y si bien sigue  conservadora  “no es como al principio” En eso “influyó la Revolución, pero también Vaticano II”. Ve que luego de ese Concilio y “de la participación de los obispos cubanos en la segunda reunión de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, en 1968, celebrada en Medellín, la Iglesia Católica Romana  da sus primeros pasos de acercamiento donde, “influyen también sacerdotes como  Carlos Manuel de Céspedes, formados por el aura de este concilio”.

Después “aparecen  las dos pastorales famosas en que la iglesia condena el bloqueo, llamándole así, `el bloqueo de Estados Unido a Cuba´, en 1969” y  “otra pastoral donde dice que no hay problemas para que haya un diálogo entre cristianos y marxistas” ..”El liderazgo cubano “no reacciona a favor, más bien todo lo contrario”

El Congreso de Educación y Cultura ,de 197,  “fue fuertemente antirreligioso, y promovió el ateísmo” En el Primer Congreso del Partido,1975, “hubo una Resolución sobre la iglesia y los creyentes, que, aunque no citaba al ateísmo expresamente, decía que la concepción del mundo del Partido era la concepción científica, lo que quería decir atea” Si bien cita causales para esa posición del Partido Alonso sentencia  “Yo creo que nosotros fuimos más ateos que lo que debimos ser cuando la iglesia estaba empezando a generar mecanismos de aproximación”

Marianela González  avanza. Requiere si  la “visita del Papa Francisco podría contribuir a recuperar un poco el clima de diálogo, y (desde la iglesia) propiciar corrientes a favor del compromiso social y la colaboración con otras instituciones, sobre todo de la sociedad civil?

El investigador cubano no tiene dudas de  que  “La presencia de Francisco, y el contacto con él, puede jugar un papel positivo en un acercamiento, en una apertura mayor del episcopado actual hacia la Revolución. El cambio político hacia la sociedad que viene, pero no vista con un patrón cerrado”

Para él  “Francisco no está por la mercantilización de la sociedad; sino porque no se pierda el patrón de igualdad. No va a estar a favor de que se pierda en Cuba lo que él quiere que se gane para el resto del continente, porque está perdido en demasía”

De todas formas Alonso opina que ““No pienso que la visita de Francisco vaya a generar un aumento impactante de la feligresía católica, porque en Cuba también, como en otras partes de América Latina, la reanimación de la fe religiosa se ha ido dando ya, por las corrientes de pensamiento religioso, por los movimientos religiosos no tradicionales, se ha ido dando por la vía del pentecostalismo, que es hoy más poderoso que el catolicismo.

Es terminante en cuanto a que “Esa demografía religiosa básica que se ha ido configurando en Cuba no la cambia la visita de un Papa, es un fenómeno que tiene un arraigo espiritual propio. Aunque puede impactar favorablemente, dejar un buen recuerdo, no puede sacudir la demografía religiosa del país” + (PE)

SN  0893/15

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s