El Papa en EE.UU. bajo el manto de la seguridad

La estadía del Papa en Estados Unidos  fue considerada como “un evento nacional de seguridad especial” por el Departamento de Seguridad  cuyo expertos la comparan al  impacto que   en la vida diaria de la ciudad produce el acto de toma de posesión de los presidentes estadounidenses con el agravante de que  el espacio de movimiento del Pontífice  es mayor que en esas ocasiones por lo que varios barrios de la ciudad se verán afectados por las restricciones.

Las recomendaciones  abundaron en datos concretos. Piden no usar el auto en estos días y viajar en transporte público.  Recomiendan a sus empleados  que trabajen desde casa. Algunas  escuelas cerrarán sus puertas.

El Servicio Secreto de Estados Unidos  creó una  web con  teléfonos móviles gratuitos donde reciben  alertas de seguridad y ofrecen  información especial sobre seguridad. Las azoteas de los edificios serán vigiladas  en búsqueda de francotiradores.

Esperable era la prohibición de llevar las armas y bebidas alcohólicas pero en esta ocasión se agrega andar con neveras portátiles, mochilas, bicicletas y “palos de selfies”.  También está prohibido el uso de drones.

En el Congreso circuló un documento con  instrucciones a los congresistas para que  no traten de darle la mano al Papa  ni  tocarlo ni  tomar “selfies” con el Pontífice.

Francisco hablará  ante el Congreso de Estados Unidos y la Asamblea General de Naciones Unidas, dará una misa multitudinaria en el Madison Square Garden de Nueva York y participará en la clausura del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia.

La feligresía católica romana no se inquieta por sus condenas al consumismo y la codicia y por su actitud más tolerante hacia los gays y el aborto. Sobre esos temas están alarmados los conservadores de Estados Unidos.

Según se aprecia, los fieles hispanos  se  identifican con los discursos y opiniones de Francisco. Lo llaman  el “papa villero” que habla español y defiende a los pobres. Lo ven como  un hombre comprensivo, que habla claro que quiere estar en contacto directo con la gente y como alguien  que  escucha al pueblo procurando darle una respuesta “humana”.

Se tiene en cuenta la frase de Francisco sobre “¿y quién soy yo para juzgar?” con respecto a los homosexuales incluidos los curas con esa postura. Aprecian como un avance  sobre  Benedicto XVI, quien firmó un documento en el 2005 diciendo que los hombres con claras tendencias homosexuales no deberían ser sacerdotes.

Bien recibido fue el anunció que permitirá que sacerdotes comunes absuelvan a las mujeres que se arrepientan en confesión por haber abortado durante el llamado Año de la Misericordia.

Francisco es criticado por políticos republicanos e instituciones como el Instituto Acton, organización conservadora de Missouri que estudia la religión, debido a sus denuncias de sistemas económicos que “idolatran” el dinero por encima de las personas y a sus afirmaciones de que la economía mata y excluye.

Se menciona  que para los jóvenes, como los  hispanos que estudian en el seminario eclesiástico de San José, en Yonkers, a las afueras de Nueva York, la visita de Francisco tendrá un impacto que se sentirá por años.

Bergoglio fue criticado por los conservadores porque sólo cuatro de sus 18 discursos en Estados Unidos son  en inglés Los otros serán  en español al igual que los saludos y otras declaraciones. Además del idioma, otro elemento en común que el Papa tiene con el clero hispano es que éste sirve a comunidades de bajos recursos, al igual que el papa hizo en Argentina, donde sirvió en villas miseria, como se denomina a los barrios marginales.

La inmigración es uno de los temas que la feligresía hispana espera sea importante para Francisco, y hay quienes opinan que debería relacionado con lo que ocurre con los  refugiados en Europa. Se considera muy importante la participación del Papa  en Filadelfia durante el Encuentro Mundial de Familias.

Las mujeres  se movilizaron mucho en el tema de la inmigración. Algunas de ellas fueron deportadas antes de poder participar en la protesta, que comenzó el 15 de septiembre frente a la prisión del condado de York, Pensilvania, donde los organizadores de la marcha aseguran que hay encerrados varios inmigrantes a la espera de ser deportados. Habrá que ver si determinados medios que preguntaron sobre las disidentes en Cuba inquieren sobre este tema al Papa. (PE)

Fuentes. Religion Digital. Agencias. Otros medios.

 SN  0901/15

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s