Aldo Etchegoyen: despedir a un grande

Con enorme afecto y gratitud al obispo emérito de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina Aldo Etchegoyen, que falleció en la madrugada del domingo, compartimos este conmovedor testimonio de su nieta de 25 años, Ayelén Etchegoyen. 

 

¿Y qué hacés cuando la persona que tiene la palabra justa para cada momento no está más?


¿Dónde van todas esas anécdotas que nunca me contaste? ¿Dónde queda esa enorme experiencia de vida? ¿Donde dejo todas las preguntas que no hice?


Se fue un grande, un tipo que tenía todo de sobra menos plata; amor, humildad, sabiduría, sencillez, alegría, generosidad, valentía, empuje, incondicionalidad.


Me alegra pensar que fue feliz, que miró para atrás y no tenía rencor de nada. Que en nuestro último momento hizo chistes y se rió de las mismas pavadas de siempre.


Me quedo con los recuerdos más simples, un minigolf, un asado en año nuevo, una tarde de ordenarle las carpetas, un rato con los mails y la compu mirando admirado cómo lo ayudaba, los chocolates de suiza, las monedas que me trajo de cada país, un alambre, una linterna, la radio, libros subrayados. 


Fue un héroe escondido, que nunca buscó el reconocimiento y sin embargo tanta gente vino a verlo, un Premio Nobel de la Paz, Madres de Plaza de Mayo, un representante de pueblos originarios, gente, mucha gente. Ahí es cuando te das cuenta que no fue solo tu abuelo, fue un poquito abuelo de cada uno. Y está bien.

 

Para las fiestas te gustaba soltar esos globos de papel que se calientan con fuego…creo que esta vez te llenaste tanto de calor que flotaste para arriba.

 

Dios te esperaba con masitas.+ (PE)

Aldo junto a su esposa Ruby / Ayelén Etchegoyen

 

SN 0962/15

Anuncios

Un comentario sobre “Aldo Etchegoyen: despedir a un grande

  1. Querido Obispo Aldo Etchegoyen. Soy una miembro de la Iglesia Evangélica del Rio de La Plata y tuve la dicha de conocerte en Bahía Blanca cuando como estudiante universitaria compartíamos actividades conjuntas ambas iglesias. Tengo un recuerdo muy hermoso de tu persona. Hoy, desde Alpachiri, La Pampa les saludo con mucho cariño; a tí, que como dice en la nota tu nieta Ayelén, estarás disfrutando esas masitas con las que Dios te recibió a su lado y a todos los que te estarán extrañando con tanto amor, tu bella familia a quienes acompaño en este momento de dolor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s