Sofisticada copia de la Dictadura Cívico Militar del 76

 Berni

Por Aníbal Sicardi (*)

Bahía Blanca

 La tradición impone que para el 24 de diciembre, la Nochebuena, debe primar la conversación sobre la paz, la reconciliación y compartir regalos de buena voluntad.

La tradición también acota que cuando el Imperio Turco estaba a punto de conquistar Constantinopla, los sabios de Bizancio ignoraban esa problemática realidad y se reunían para debatir sobre el sexo de los ángeles.

En el actual 24 de diciembre ambas colisionan. Opto por no quedarme en hablar sobre el sexo de los ángeles por lo que comparto la apreciación del actual gobierno como sofisticada copia  de la Dictadura Cívico Militar del 76.

Sorprendieron con la cautelar pidiendo que se determine cuándo la Presidenta terminaba su mandato. La Justicia sentenció rápidamente afirmando que a las 24 del 9. El país quedó sin presidente. Surge un presidente provisional. Este le da el mando al electo. No hubo transferencia de poder. Se fabricó una toma de Casa Rosada. Estilo golpe militar.

Luego, entre otras decisiones turbias, se designa por decreto a dos jueces para la Corte Suprema. El argumento principal es dar funcionalidad a la Corte. Se ningunea el Congreso. En democracia el Ejecutivo tiene poder para convocarlo. Se obvió esa instancia tal como se hace en los gobiernos militares. Desde la Justicia se acepta sumisamente. Solo se discute si asumen en diciembre o febrero. Va a febrero antes que empiecen las obligatorias sesiones del Congreso.

Deciden el ritmo económico. Devaluación con favorecimiento a los sectores económicos dominantes en tal forma que ahora se comenta que le dieron más de lo esperado. Antes se consultó/informó al gobierno de Estados Unidos.

Habla el Ministro de Economía, disfrazado por lo que ahora es Ministerio de Hacienda y Finanzas. A esa altura decido verlo y escucharlo íntegramente. No para saber qué comunicaría -se sabía- sino el cómo lo diría, palabras, gestos, presentación física. Lenguaje estilizado con palabras y gestos clave de “no había otra cosa, había que hacerlo”. Típico militar. Anoto que se presentó ágil, sonriente y….sin corbata. Esto último se encuentra en casi todos los nuevos funcionarios. Estrategia de Durán Barba de enredar los “dos” proyectos, como en el monumento a Perón y el inusitado discurso de Macri luego del ballotage en Capital. “No somos otros estamos con el proyecto popular” es el mensaje. Solo hacemos un Proceso de Reorganización Nacional.

Luego aparece el proyecto de Emergencia en Seguridad a Nivel Nacional. Por medio de Patricia Bullrich el Ejecutivo sentencia –vía excusa narcos– que hay que tener “orden”. Protocolos a la vista. Montaje para frenar cualquier intento de “modificar el orden”. Ya aparecen infiltrados. Se mencionan marxistas. No extrañe que logren presentar terroristas.

Al descarte del Congreso, el quiebre institucional, la trasferencia del reparto económico, el blindaje del aparato de seguridad, se asocia un ingrediente más que fue clave en la Dictadura Cívico Militar del 76. Y es que el presente gobierno tiene el apoyo de los sectores más conservadores y retrógrados de la Iglesia Católica Romana.  Sugerente el  comunicado emitido por el Episcopado católico romano en el que se expresa  una dolorosa discriminación, cien por ciento, contra “los de la periferia” (ver PE/Ecupres SN 1005/15 del 8 de diciembre 2015). Los pobres descartados de la repartija disfrazada de levantamiento del cepo.

Paralelo a lo ocurrido en la Dictadura del 76, la toma actual de la Casa Rosada tuvo el apoyo de importantes sectores del radicalismo y del peronismo, tanto al inicio como en lo que fue su sostenimiento.

¿Algo más? Y sí, los medios fomentaron por largo tiempo el golpe del 76 y luego lo justificaron durante la gestión que produjo más de 30 mil desaparecidos y se sirvió de la mayor corrupción de la historia. De manual es decir que lo harán con el “presente griego” que hay en marcha.

Es de un realismo flagrante que no se puede impulsar el conjunto de medidas que ha tomado el Ejecutivo a velocidad record sin la existencia previa de un plan pergeñado en detalle. Se constató que la Dictadura del 76 venía preparando el plan cuatro años antes de su implementación.

No debe seguir escondido lo que ocurre en Haití, Paraguay, Honduras y Colombia que ya están en esta encrucijada. Lo que nos ocurre excede el plano nacional, es parte del segundo Plan Cóndor en ejecución. Y aunque “aflojaron” contra Dilma es sólo una pausa, no pueden abarcar todo al mismo tiempo. Los golpes dictatoriales en Latinoamérica se dieron escalonados: Brasil, Chile, Uruguay, Argentina.

Desde mis  82 años puedo testimoniar que la instauración de este gobierno no se parece al 76. Es copia fiel. Sofisticada porque utiliza otros métodos. “Por ahora” como citan los funcionarios cuando se refieren a algunas decisiones que se anticipan, entre ellas las relacionadas con despidos masivos.

Esta es la situación que padecemos en Argentina. Sofisticada copia de la Dictadura Cívico Militar del 76. Además de Cívico y militar también católica romana y habría que ver si no se agregan otras denominaciones eclesiásticas como las “evangelistas” asociadas a las “evangelicales” estadounidenses con íntima relación con los republicanos.

Esto es lo que tenemos en el hoy de Argentina. No hay que equivocarse ni desmerecer al enemigo. La mirada no es hacia los 90 sino al 76.

El correr de las menciones e ideas me plantea si hablar del sexo de los ángeles cuando el enemigo ya está en casa no tiene que ver con esas deliberaciones y discusiones en las que se plantean abstracciones o casos pseudo-inventados que esconden pases de factura, impulsos de culpabilidad y soberbias sectoriales aludiendo a que se tiene el poder para cambiar la situación.

Hay que actuar y aprender a conversar con claridad y con las cartas sobre la mesa. La liberación es una larga batalla. La historia está en marcha. Estamos transitando una etapa más en la carrera por la dignidad humana. Ganaremos. Seguro.+  (PE)

(*) Bahía Blanca, 18 de diciembre de 1933. Teólogo de la Facultad Evangélica de Teología (Buenos Aires). Fundador y director de Agencia de Noticias Prensa Ecuménica Ecupres. Pastor (j) de la Iglesia Metodista Central Bahía Blanca. @anibalsicardi

Foto. Antonio Berni, pintor argentino, 1905-1981

 SN 1030/15

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Sofisticada copia de la Dictadura Cívico Militar del 76

  1. Aunque durísimo, brillante Aníbal!. Me enorgullece ser tu amiga ¿lo soy?Levantemos las copas y los corazones esta Nochebuena recordemos al Señor y su palabra de amor para seguir adelante.Susana

  2. Querido Anibalhermanazo del alma Tu nota es suprema!No tiene vueltas¨! Es fuerte y corajuda! La comparto 100%….Acabo de estar un mes en Argentina. La ofensiva neoliberal que se viene con todo es inmoral. Pero siento que la resistencia popular no se va a quedar atrás! te abrazo muy fuertePour un 2016 lleno de conquistas populares! siempre cercasergio Sergio Ferrari Journaliste RP/periodista

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s