Aire Fresco. Reedición de Reorganización Nacional

 Dictadura 76 I

 Por Aníbal Sicardi (*)

 Bahía Blanca

Aire fresco, el mensaje de fin de año del Presidente de Argentina, es una novedosa fórmula que reedita el lema Reorganización Nacional de la Dictadura Cívica-Militar de 1976.

La utilidad de tal propuesta se apoya  en el cambio del contexto nacional e internacional. En aquel entonces se vivía bajo el paraguas de la Guerra Fría con el incremento de la violencia desde el comienzo de los 60.  Se colocaron en paralelo las guerrillas con las instaladas dictaduras en Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Bolivia y Paraguay a las que se agregaron  los especializados golpes de Estado en Brasil, Chile, Uruguay y Argentina.

Era la época en la cual se fortaleció la creencia en el valor de la guerra con el correlato del surgimiento de sus héroes. El concepto de la Guerra Fría fue cambiando sustituyéndose en algo así como un consenso de no agresión militar entre las grandes potencias. Poco a poco se implantó la cultura de la moderación. El guerrero deja de ser el ideal preferido. Aparece el del negociador. Los buenos modales es una exigencia. “La exclusión de la gran ira del ámbito de la cultura ha comenzado” acierta Peter Sloterdijk en la página 23 de su excelente y controvertido libro “Ira y Tiempo” editado por Biblioteca de Ensayo Siruela.

Para continuar el “proceso” de Reorganización Nacional se necesitaba un cambio de lenguaje –acorde a la cultura de la moderación-  por lo cual apelaron a distintas modalidades. Aire Fresco, el saludo de fin de año del Ejecutivo, apela a vivir contentos, levantar al caído, estar cada día mejor, ir al futuro con entusiasmo. Algo así como “Pare de sufrir”. Ahora estamos nosotros sugiere con firmeza el mensaje.

La Dictadura del 76 tenía tres objetivos explícitos. Dos de ellos terminar con el “desgobierno” y la “corrupción”. Harto repetido en la campaña de varios años y en el primer mes de gobierno actual.  Es la careta que esconde el despojo  y el quiebre de la institucionalidad. No es casualidad que el equipo económico actual sea de la misma cuna que el de la Dictadura del 76. No es azar que el vigente Ejecutivo ignore el Congreso como en el 76.

El simbolismo siempre fue importante pero adquiere mayor relevancia y finura de expresión en la cultura de la moderación. La proclama del Aire Fresco se dio a conocer desde el Complejo Cumelén de Villa La Angostura, un country privadísimo que tiene de todo, hasta puerto propio.

No fue en la Casa Rosada  ni en el Congreso. Tampoco en Villa Soldati  ni entre los inundados litoraleños. Vino desde el Complejo Cumelén. El Emisor estaba entre los suyos. Las proposiciones generales, “construir lo que no hay”, “levantar lo caído”, “Arreglar lo roto”, “limpiar lo sucio” y hasta las de “ayudar a los que necesitan ayuda y ayudarnos entre todos a estar cada día mejor” tienen su lectura concreta para ese auditorio y los iguales del país. La religión de la prosperidad en su plenitud.

Parecerá exagerada la relación sin embargo el Jefe del PRO tuvo ese estilo durante toda la campaña electoral. Solo basta mencionar el discurso inesperado cuando su candidato ganó el ballotage de la jefatura en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde defendió posiciones kirchneristas y lo inusitado del monumento a Perón con alocuciones similares.

“Sus palabras son pura propaganda / y no hablan sino slogans”, decía Ernesto Cardenal al comentar el Salmo 94 sobre la forma de hablar de los que hacen maldad. Hablan y hablan, hasta convencen, pero “Su lenguaje es un lenguaje sin palabras…” sostenía el poeta nicaragüense  al apuntar  que son palabras vacías  que se transforman  en una caligrafía engañosa y depravante.

Los argentinos somos derechos y humanos proclamaba la Dictadura.  Estemos contentos, llega un nuevo año y hay tanto por hacer, exhorta el que vacacionaba en el Complejo Cumelén. El tanto por hacer y eliminar lo sucio trae a colación el tercer objetivo de la Dictadura del 76, terminar con  el “flagelo subversivo”. Seguramente que aparecerán los nuevos sustitutos de subversivo. El término Militante corre ese destino.

Me vino a la mente el rosarino Baglietto. “Tiempo de relojes que no pueden más / tiempo de sofismas que es la libertad / tiempo de somníferos casuales / privilegios acordados de negreros de salón” en Tiempos Difíciles

También El Flaco Spinetta, porteño, quien cantaba “Conozco a un empleado / que fue muerto de pena / enamorado de las sirenas. / El cine de mi barrio / ya me mostró la escena” en su Filosofía Barata y Zapatos de Goma.

Y no pudo menos que meterse el uruguayo Viglietti con aquello de “Yo pregunto a los presentes / si no se han puesto a pensar / que esta tierra es de nosotros /y no del que tenga más” de su impecable poema Desalambrar.

Somníferos, negreros de salón, enamorados de sirenas… escenas que ya vimos. La tierra no es del que tenga más, sino de todos nosotros.+ (PE)

(*) Bahía Blanca, 18 de diciembre de 1933. Teólogo de la Facultad Evangélica de Teología (Buenos Aires). Fundador y director de Agencia de Noticias Prensa Ecuménica Ecupres. Pastor (j) de la Iglesia Metodista Central Bahía Blanca. @anibalsicardi

 

SN 0002/16

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Aire Fresco. Reedición de Reorganización Nacional

  1. Hola Aníbal. No hay lugar a dudas sobre tus formación y calidad de escritor. No me comparo. Lamentablemente corro el riesgo de resultar injusto, desconozco si hubo escritos igualmente hipercríticos tuyos a los gobiernos anteriores. Sólo leí éste, de punta a punta. Por éso, sin intentar tener “LA” razón, sólo te comento que no comparto mayormente el relacionamiento que hacés. Y enumero.
    Parece que lo anterior lo identificaras con lo ideal y perfecto (al notar que ninguno de los comentarios lo critica). Creo que desde la dictadura genocida hasta ahora, pasaron muchos procesos políticos y sociales. Todos fueron salteados en el análisis. Cada uno de ellos comenzó anunciando su necesidad de “reorganizar la Nación” para ponerla a funcionar desde su proyecto de turno.
    En éste, la mayoría del electorado se pronunció por la “moderación”, reclamando el abandono del tono confrontativo y hasta violento que se instaló en tantos años, incluso desde el uso mismo de los medios del Estado.
    Los gobernantes que recientemente terminaron, se instalaron en Puerto Madero y demás lugares “top” desde el momento en que cada uno apareciera en escena. Muchísimos de ellos, ¡desde lo más alto!, fueron protagonistas del menemato y las privatizaciones de los recursos y las empresas públicos. ¿Nos sorprende que la gente con mucha plata descanse en lugares muy exclusivos, a veces con puerto propio(en vez de ir como nosotros maestros en carpa al camping)? Tal vez en este caso hasta lo hayan pagado con fondos personales. Anillaco, corrupta y egocéntricamente, tuvo su propio aeropuerto. Calafate fue muy privilegiado en el mismo sentido, también por quienes gobernaban el país paralelamente a ser empresarios multimillonarios con base allí mismo. No entiendo cuál es el punto.
    Yo siempre he sido, soy, y seré, militante, en todos los aspectos de mi vida. Por la democracia y los derechos humanos en pleno “proceso”. Por los derechos estudiantiles en la facu. Por la educación, la escuela pública, y las reivindicaciones docentes. En diversos partidos políticos populares. Y soy un militante metodista “por un Reino de Amor, Justicia, y Paz”. Pero veo muchos comentarios de quienes amparándose en el nombre de “militancia”, actuaron como miembros de una secta. Ambos sabemos que no es lo mismo, ni debe merecer la misma valoración. Y en muchísimos casos, pasaron de una movilización oficialista hasta fanática, a la escritura y consignas cercanas al golpismo(doy por supuesto que no es tu caso). Ninguna de estas preocupaciones se mostraron en tu texto como tal, sino se reivindicaron también, como si fueran óptimas.
    Quienes nos consideramos progresistas, nacionales, y populares, amamos y luchamos por la democracia. Coincidiremos seguramente en que deben escucharse todas las voces. De ahí mi atrevimiento a interrumpir cualquier seguidilla de uniformidad y unicidad de pensamiento. Recordar que no todos opinamos igual. Que la realidad puede evaluarse desde diferentes perspectivas, con igual legitimidad. Ésto nos pone en una única vereda: la de los democráticos, los que aceptamos la voluntad popular cuando formamos parte de.la mayoría que coincide con nosotros, pero también cuando estamos fuera de la que se impuso en las elecciones.
    No soy más PUEBLO que otros, pero tampoco menos. No estoy por encima de quien analiza distinto la realidad, o hace otros pronósticos. No creo en élites esclarecidas, me niego a formar parte de ellas. “La Salvación”, lo sabemos bien, no vendrá por el lado de los líderes políticos y sus ambiciones de perpetuar el poder sólo para sí. En sus microclimas suelen perder tales perspectivas. Si no mantenemos una “distancia prudencial de frenado”, caemos en lo mismo. Aportamos a la división y a la consiguiente injusticia social. A alejarnos del “prójimo”, ¡del que me toque!.
    No sé cómo hay quienes saben tanto de lo que hará el gobierno que recién se inicia. ¿Les alcanzará el concepto de “pre-juicio”? Ni tiempo tuvieron para empezar a gestionar, y tienen toda la legitimidad para acomodarse(¡yo me acuerdo cómo lo hicieron los otros, y en nombre de la gobernabilidad se les justificó cualquier cosa!). Y a hacerlo durante un tiempo, antes de recibir nuestras condenas. Como todos los anteriores, como todos los que vendrán. Ni más ni menos. Es una cuestión de principios. Al igual que con los derechos humanos, no podemos elegir a quién se les aplica y a quién no. Mi apoyo incondicional nunca será a un gobernante, sino al sistema republicano que nos costó tanta sangre, terror, oraciones, y lágrimas…..
    Aníbal, el cariño y el respeto de siempre, aún en la diversidad, nunca en la división. Un fraternal abrazo.-

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s