Murió el último sobreviviente de la Masacre de Napalpi

Pedro Blanquita       

Por Jorge Collet (*)

Chaco

 Se trata de Pedro Balquinta, quien tenía 108 años.

La mañana del miércoles 30 de diciembre, en su humilde casa del Paraje San Lorenzo Colonia Necochea, a unos 300 kilómetros de Resistencia , falleció a la edad de 108 años, el anciano Pedro Balquinta quien era el último sobreviviente de las Masacres de Napalpi y del Zapallar.

Pedro Balquinta al igual que Rosa Chara y Melitona Enrique –ambas fallecidas años atrás– narraron a distintos historiadores e investigadores sus vivencias como sobrevivientes de la Masacre de Napalpi y además fueron reconocidos y homenajeados por el gobierno del Chaco en su carácter de sobrevivientes del genocidio a los pueblos originarios.

En el caso de Balquinta fue entrevistado por el historiador Juan Chico y el documentalista Juan Longo ambos del Pueblo Qom y fue el único que pudo brindar testimonio ante un estrado judicial, en este caso la Fiscalía Federal de Resistencia que lleva adelante una investigación de oficio por considerar a la Masacre de Napalpi como crimen de Lesa Humanidad y promueve la realización de un juicio por la verdad.

Balquinta en su testimonio ante la justicia en el año 2014, rememoró que en aquél momento vivía junto a su madre, su tío y otros integrantes de la familia y señaló que “en la reducción Napalpí eran Mocovíes los que estaban” aunque también “había unos cuantos paisanos. Había hacheros y obrajeros”. El sobreviviente añadió que allí “mataron a muchos” y que luego “los taparon en un pozo grande, un solo pozo”.

 

Masacres de Napalpi y el Zapallar

La denominada masacre de Nalpalpi sucedió el 19 de julio de 1924, cuando 130 policías y un grupo de civiles partieron desde Quitilipi hasta la Reducciòn Napalpi por orden del gobernador del territorio nacional del Chaco, Fernando Centeno, para acallar el reclamo de integrantes de pueblos originarios de las etnias Qom, Mocoit y Vilelas y de criollos que exigían una justa retribución por la cosecha de algodón o poder salir a trabajar del territorio chaqueño hacia los ingenios de Salta y Jujuy, donde se ofrecía mejor paga.

Nueve años después, el 9 de septiembre de 1933, la policía perpetró la denominada Masacre de El Zapallar, hoy General San Martín. Unos 70 habitantes de las etnias toba y mocoví fueron acribillados durante la petición de alimentos y ropa en el contexto de una hambruna generalizada.

Napalpi, Zapallar en Chaco y Rincón Bomba en Formosa son solo las tres matanzas públicamente más conocidas, pero hay otras en la memoria de Hermanos y Hermanas. En la Fiscalía, Dr. Vigay, de Resistencia, Napalpi será llevada a Juicio por Crimen de Lesa Humanidad. Cuando en contadas ocasiones algún Hermano me relata casos similares en esta zona de Castelli tomo conciencia de la Memoria del Dolor presente en cada Uno/a, con los cuales mantenemos relaciones.

De ahí, la responsabilidad que nos toca cuando hablamos, opinamos, hacemos comentarios aunque mas no sea, al pasar.  Somos Hijos/as de Quienes bajaron de los barcos y para que eso ocurriera y Nosotros/as naciéramos en estas tierras, primero hubo 500 años de Genocidios, rematado por la “solución final”  del ejército, de gendarmería, de policías, incluso en Gobiernos democráticos como fue el de Rincón Bomba. También ciertos personajes (criollos y gringos) que asumieron por mano propia la “limpieza” del territorio y si hoy hubiera “licencia para matar”, más de uno lo haría. Me sigo preguntando como se encara la Misión en un contexto con esta historia-presente con una denuncia (2005) por “genocidio étnico” “No es con ejército, no es con espada….dice el Corito”….Digo: es con impunidad, es con la guerra a los Derechos Constitucionales…es con RACISMO.  Jorge,  31.12, a 15 años del siglo XXI.+ (PE)

(*) Jorge Collet, pastor, metodista, integrante de la JUM (Junta Unida de Misiones) del Chaco.

Nota. “El 19 de julio de 1924 se desató la masacre. Más de 100 policías y un grupo de civiles atacaron a los pobladores de la Reducción indígena, unos 800, y mataron a más de la mitad. Los sobrevivientes contaron a los suyos que “durante días los cuervos no volaron, ocupados en sacarse el hambre con los cadáveres”. Los que lograron huir tampoco estuvieron a salvo, salieron a cazarlos. La persecución duró meses. Balquinta, tenía poco más de 13 años, y se fue, corrió, logró esconderse y sobrevivió.

Casi 10 años después, Balquinta estuvo en El Zapallar. “La situación se explica porque hubo proceso sistemático de persecución a sobrevivientes, era una forma de reducirlos al silencio. Los querían muertos a todos”, dijo a esta agencia  Chico, el documentalista e investigador indígena que acompañó al fiscal Vigay para registrar el testimonio del anciano. Durante la entrevista con el fiscal Pedro Balquinta recordó que “unas tres mil personas” habían ido allí con el cacique Duran para pedir trabajo.

“Fueron para matarlos, pero no pudieron matarlos a todos”, comenzó a decir Balquinta y después contó que “había dos pastores allí, que cuando llegaron los militares se pasaron toda la noche orando  para que nos les hagan nada”. No hubo rezo que valiera, el 6 de septiembre de 1933 “cerca de setenta habitantes de las etnias toba y mocoví fueron acribillados por la policía de territorios”, contó Chico a Infojus Noticias. Sobre los asesinatos Balquinta recordó ese día “murieron, además, como 18 mujeres”.

De una entrevista a Balquinta publicada en Infojus Noticias del 21-06-14

 SN 0019/16

 

Anuncios

Un comentario sobre “Murió el último sobreviviente de la Masacre de Napalpi

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s