Católicas por el Derecho a Decidir denuncia complicidad de la jerarquía eclesial ante procesos sociales

Catol Derecho

Por Claudia Florentín

Buenos Aires

“Desde nuestra identidad católica y feminista tenemos que celebrar la fuerza del movimiento de mujeres en defensa de sus derechos”, dicen las mujeres de Católicas por el Derecho a Decidir de Argentina.

“La capacidad organizativa de las mujeres en nuestro país y en América Latina es muestra de una evidente toma de conciencia colectiva que hoy rechaza profundamente la violencia de género diciendo Ni Una Menos, pero también defendiendo en las calles y en todos los ámbitos, los derechos laborales, el acceso a los derechos sexuales y reproductivos, la vigencia de las instituciones democráticas y de las conquistas que en estos años han aportado nuevas miradas acerca de demandas históricas del movimiento de mujeres. El derecho al aborto legal, seguro y gratuito sigue siendo una de las grandes deudas con respecto a nosotras en este sentido”.

Celebran esas fortalezas que se manifiestan fuertemente a lo largo y ancho de nuestra Latinoamérica. “También en el marco de la iglesia las mujeres, quienes somos mayoría en la base y estamos supuestamente condenadas a la subordinación, manifestamos nuestra voz ante el discurso misógino de la jerarquía, dando lugar al surgimiento de nuevos movimientos y reflexiones liberadoras”, enfatizan.

“La etapa que estamos transitando, sin embargo, nos llena de una honda preocupación. Los despidos masivos sólo llevan a la feminización de la pobreza, acentuando las cargas desiguales entre los géneros y esto supone claramente un retroceso para las grandes mayorías”, afirman.

“El atroz asesinato de la líder hondureña Berta Cáceres, configura una muestra de las reacciones del poder cuando nos enfrentamos a ellos. Ante estos atropellos, volvemos a decir Nunca Más! Y ratificamos nuestro inclaudicable compromiso con los Derechos Humanos”.

Como mujeres católicas identificadas con el amor al prójimo/a, manifestado en la defensa de la justicia social, el respeto de la vida en comunidad, la libertad de conciencia, la búsqueda de una mejor calidad de vida para todos y todas, denuncian esta realidad “que pretende destruir los procesos populares en toda América Latina”.

Observan con preocupación “que la jerarquía eclesial no haya manifestado su condena ante los gravísimos hechos que suponen el cercenamiento de derechos para los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad. Denunciamos, en este sentido, el silencio cómplice de la Conferencia Episcopal Argentina”.+ (PE/ALC)

SN 0092/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s