Túpac Amaru

MicaelaTupac

Micaela Bastidas                Tupac Amaru

Por Anibal Sicardi

Bahía Blanca

La muerte de Tupac Amaru -18 de mayo de 1781-se introduce en el colectivo imaginario como escenografía del descuartizamiento que subordina la adquisición de conocimiento de los motivos que produjeron tal acto de barbarie. El tormentoso final esconde el lugar que le corresponde a Tupac Amaru como símbolo de la libertad continental.

José Gabriel Condorcanqui (Túpac Amaru) nació en marzo de 1740 en Tinta, Perú. Heredó los cacicazgos de Pampamarca, Tungasuca y Surimaná  que lo convirtió en un cacique de buena posición económica. A los 20 años, se casó con su querida Micaela Bastidas Puyucawa.

En 1776  surgió  el Virreinato del Río de la Plata con efecto negativo para el  Virreinato del Perú. Se produce paralización en los obrajes, minas, producción del algodón y el azúcar que trae desocupación de miles de indígenas al mismo tiempo que se obliga a los indígenas trabajar en las minas dentro del sistema esclavizante.

Con unos 36 años Túpac reclama que se elimine esa obligación que mataba a los indígenas. Tupac describía que: “morían los indios y desertaban vaciando los pueblos. Detallaba que “hoy, en la extrema decadencia en que se hallan, llega a ser imposible el cumplimiento de la mita (sistema obligatorio de trabajo) porque no hay indios que las sirvan y deben volver los mismos que ya la hicieron…”.

Historiadores coinciden que esa rebeldía de Tupac produjo el movimiento social más importante de la historia colonial del continente y que el imperio corrió un serio riesgo de ser derrotado. Los herederos de la antiquísima civilización incaica contendían por lo que le pertenecía, sus tierras, cultura y vida digna. Los invasores venían sirviendo a Mamón, el dios del oro y de la codicia sin importarles las muertes ni como conseguían sus propósitos.

Los planteos de Túpac -tan actuales- no son respondidos por lo que el líder incaico decide enfrentar a los invasores. Hay sustanciosos detalles en todas esas tramitaciones hasta que Tupac decide armar su ejército. Prepara la gran insurrección de la que no había ni hubo memoria en el continente.

La radicalidad y capacidad de liderazgo de Tupac  es la visualización de “Los ojos de los enterrados”  como tituló Miguel Angel Asturias en su novela descriptiva de la realidad guatemalteca. Pobres, niños de mirada triste, hombres de edad con la salud arruinada por el trabajo en las minas, mujeres con muertes de sus esposos, hijos, familiares y amigos sobre sus espaldas se alinean en el ejército de la liberación

Apilan armas de fuego asaltando depósitos. Mayores y chiquillos trabajan las cañas produciendo flechas.  Las mujeres tejen espléndidas mantas con la particularidad de hacerlas con colores prohibidos por los españoles. Todas y todos con la esperanza en la propuesta de Tupac Amaru que iba más allá de un cambio simple y apela  para transformar el sistema social español, especialmente con la eliminación de la mita y explotación. Algo que ponía en práctica el ejército liberador en los pueblos que ocupaba

En noviembre de 1780, el 18, los rebeldes derrotan a los españoles en  la batalla de Sangarará. La rebelión se fortalece. El líder adquiere altura. Cala hondo su grito “Vivamos como hermanos y congregados en un solo cuerpo” casi un eco bíblico. Desde Salta a Cuzo, unos 1500 kilómetros,  se agregan unos 100.000 indios.

Tupac arenga: “Un humilde joven con el palo y la honda y un pastor rústico libertaron al infeliz pueblo de Israel del poder de Goliat y faraón: fue la razón porque las lágrimas de estos pobres cautivos dieron tales voces de compasión, pidiendo justicia al cielo, que en cortos años salieron de su martirio y tormento para la tierra de promisión. Mas al fin lograron su deseo, aunque con tanto llanto y lágrimas”

Sigue “Mas nosotros, infelices indios, con más suspiros y lágrimas que ellos, en tantos siglos no hemos podido conseguir algún alivio (…) El faraón que nos persigue, maltrata y hostiliza no es uno solo, sino muchos, tan inicuos y de corazones tan depravados como son todos los corregidores, sus tenientes, cobradores y demás corchetes: hombres por cierto diabólicos y perversos que presumo nacieron del caos infernal y se sustentaron a los pechos de harpías más ingratas, por ser tan impíos, crueles y tiranos, que dar principio a sus actos infernales seria santificar… a los Nerones y Atilas de quienes la historia refiere sus iniquidades… En éstos hay disculpas porque, al fin, fueron infieles”

Pero -sentencia el líder- los corregidores, siendo bautizados, desdicen del cristianismo con sus obras y más parecen ateos, calvinistas, luteranos, porque son enemigos de Dios y de los hombres; idólatras del oro y de la plata. No hallo más razón para tan inicuo proceder que ser los más de ellos pobres y de cunas muy bajas”.

Ante el avance incaico los españoles se asustan. Los virreyes de Lima y Buenos Aires se unen. Frene al peligro la Iglesia Católica Romana, los criollos y los europeos cierran filas pues “El buen orden y estado pacífico” exige “extirpar el ambicioso origen de todos los males que padecen los pueblos, segando la cabeza del rebelde”

Túpac Amaru no siguió la propuesta de su compañera Micaela de marchar sobre Cuzco y volvió a su cuartel en Tungasuca para facilitar las negociaciones pues entendía que no podía ganar sin el apoyo de los criollos.

La unión Buenos Aires-Lima más las traiciones dentro del movimiento liberador determinó, luego de combates y otras instancias, que Tupac fuese tomado preso junto con buena parte de su grupo más cercano. Quisieron negociar con él pidiéndole información sustancial, como los nombres y lugar donde estaban sus compañeros, pero se negó rotundamente. Lo sometieron a torturas increíbles hasta que llegó la sentencia final

El 17 de mayo de 1781 Túpac Amaru fue condenado a muerte junto con toda su familia. La decisión era exterminar toda su descendencia, hasta el cuarto grado de parentesco y prohibir todo vestigio de la cultura incaica incluidas trompetas, clarines, caracoles marinos de sonido, usar vestidos negros en señal de luto y que usen los trajes españoles y hablen la lengua castellana.

El 18 de mayo de 1781, los civilizadores aplican la descuartización. Espantoso es el relato oficial de lo que aconteció ese día.  Solo mencionamos una parte referida a Tupac escrito por el relator oficial

“No sé si porque los caballos no fuesen muy fuertes, o porque el indio en realidad fuese de hierro, no pudieron absolutamente dividirlo después que por un largo rato lo estuvieron tironeando, de modo que lo tenían en el aire en un estado que parecía una araña. Tanto que el Visitador, para que no padeciese más aquel infeliz, despachó de la Compañía una orden mandando le cortase el verdugo la cabeza, como se ejecutó. Después se condujo el cuerpo debajo de la horca, donde se le sacaron los brazos y pies”.

Antes de matar a Tupac, frente él,  “subieron la india Micaela al tablado, donde asimismo en presencia del marido se le cortó la lengua y se le dio garrote, en que padeció infinito, porque, teniendo el pescuezo muy delgado, no podía el torno ahogarla, y fue menester que los verdugos, echándole lazos al cuello, tirando de una a otra parte, y dándole patadas en el estómago y pechos, la acabasen de matar”

Las otras y otros condenados pasaron por situaciones similares. Hastiante lo que ocurrió con el niño Fernando Túpac Amaru1 de 10 años de edad, que fue obligado a presenciar lo que le hicieron a sus padres y hermanos. Alguien escribió que “dio un grito tan lleno de miedo externo y angustia interior que por mucho tiempo quedaría en los oídos de aquellas gentes…”

En 1810. a los que luchaban por liberación de Argentina los españoles los llamaban “tupamaros” Tupamaros fue un gran movimiento que surgió al fin de la década del 60 en Uruguay. En Argentina la presa política Milagros Salas es la dirigente del movimiento Tupac Amaru. + (PE)

.SN 0179/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s