Nadar y guardar la ropa *

Nadar

Por Pep Castelló

Barcelona

Parece ser que una de las habilidades indispensables para ejercer como político debe ser la que expresa ese refrán español con el cual encabezamos este escrito: nadar y guardar la ropa. Hablar de lo que conviene y callar lo inoportuno. Y puesto que como político ejerce, sin duda alguna, el representante máximo de la Iglesia Católica Romana, tanto más cuanto que es también Jefe de Estado del Vaticano, no debe causar extrañeza que el Papa Francisco tenga bien desarrollada esa capacidad. Quizá porque la tenía ya de antemano el jesuita Bergoglio sea por lo que ha llegado a ser elegido papa.

En el escrito que señalamos, para hablar de genocidio se ciñe Bergoglio al marco de las dos grandes guerras mundiales, lo cual le permite omitir todos los que conoce o debiera conocer bien por haber sido cometidos a lo largo de su vida pastoral, tales como los de las dictaduras militares en América Latina, que de ningún modo puede ignorar, y el tercero en magnitud de la Europa del siglo XX, cual es el asesinato sistemático de adversarios políticos en España durante la guerra que desencadenó el golpe militar de 1936 y en los años que le siguieron. Genocidios ambos que le atañen por su proximidad en el espacio y el tiempo los primeros y por la participación de la sacrosanta institución que él preside el segundo.

Siempre fue fácil entender que la convivencia exige el cuidado de las palabras. No se debe decir todo lo que se piensa si se quiere mantener relaciones cordiales con quienes nos rodean. Pero eludir las palabras comprometedoras y acusar al mismo tiempo a los demás de mirar hacia otro lado en momentos tan graves como los que se evita hacer presentes es, en opinión de quien esto escribe, algo que sobrepasa la habilidad diplomática y cae de lleno en la hipocresía.

Que en buena moral cristiana la hipocresía debiera ser inexcusablemente rechazada es algo que está en la base misma de las creencias cristianas, según puede verse en los evangelios. Y no obstante, muestras claras de hipocresía vienen dándole al mundo desde tiempos inmemoriales clérigos y gentes nominalmente creyentes. Quien esto escribe puede dar fe de que acá en el Estado español hemos padecido la hipocresía clerical durante los cuarenta años que van desde el golpe militar de 1936 hasta la muerte del dictador. Y que esta sigue imperando en la clerecía católica española aún después de proclamada la Constitución de 1978 que declara no confesional al Estado español pero no invalida los privilegios que la dictadura le concedió.

Cabe señalar que, salvo contadísimas excepciones, toda la clerecía española dio soporte a los golpistas y silenció los crímenes que cometieron durante la guerra y tras ella. Y que aún hoy día ninguna autoridad de la clerecía católica romana ha pedido perdón por ello. Como tampoco tenemos conocimiento de que lo haya hecho ese Bergoglio que hoy acusa a los dirigentes aliados de esas dos grandes carnicerías que fueron las dos grandes guerras del siglo XX. Ni por la connivencia con los golpista españoles ni por la que tuvieron él y sus pares con los golpistas de América Latina ha pedido perdón. Es más, no tan solo no lo pide sino que se refiere al papa Wojtyla, el perseguidor de la Teología de la Liberación y de los clérigos que en ella participaron, nombrándolo “San Juan Pablo II”, lo cual es indicativo de lo que de él piensa. Y en este sentido debemos recordar que ese antecesor suyo hizo un derroche de hipocresía al pedir perdón “por los errores de la Iglesia en tiempos pasados” mientras daba soporte a las criminales dictaduras militares de su mismo tiempo.

Nos parece lamentable que el actual Papa Francisco siga en la línea de hipocresía que desde tiempos remotos viene caracterizando a la clerecía católico-romana. Nos parece lamentable porque en esa línea de tradición clerical poco cabe esperar de la Iglesia que él preside. Cabe esperar, eso sí, que como viene sucediendo a lo largo de los siglos haya personas de corazón cristiano, pertenezcan o no a su feligresía, que sigan los preceptos que dimanan de las enseñanzas del Jesús de los evangelios. Cabe esperarlo también de quienes con corazón cristiano o simplemente humano tengan sentido de la bondad, de la justicia y de la misericordia que nos mueven a convivir en paz y armonía con la humanidad entera. Cabe esperarlo sin duda alguna. Pero tenemos muy claro que hoy por hoy no podemos confiar en esa institución que preside quien de tal modo se expresa y comporta.+ (PE)

(*) A propósito de la noticia aparecida en Agencia de Noticias Prensa Ecuménica – ECUPRES con fecha 27 de junio de 2016 titulada “Genocidio, la palabra de Bergoglio”. 

http://escritosdepepcastello.blogspot.com.es/2016/06/nadar-y-guardar-la-ropa.html

SN 231/16

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s