Más Temprano que Nunca

Mas temprano

Por Julio Monsalvo (*)

Formosa

Seguramente más temprano que tarde, la Humanidad producirá un cambio cultural, una cultura que priorice la Vida, cultura de la solidaridad, de apoyo mutuo entre los seres humanos.

¿Por qué un cambio cultural? ¿Por qué más temprano que tarde? ¿Por qué “seguramente”?

Una cultura se manifiesta por conductas que surgen de los valores (o anti-valores) que definen cómo ve y se para ante el mundo.

La cultura hoy dominante es antropocéntrica, el ser humano cree ser el centro del Universo. Se arroga ser el amo de la Naturaleza. Ve a la misma como una bodega de recursos con derecho a extraer. No percibe que él mismo es Naturaleza.

El antropocentrismo fomenta el individualismo, la competitividad, el tener, el poder de controlar y dominar. Su moral es utilitarista: todo es “recurso” medido en términos monetarios.

En más de una oportunidad hemos caracterizado a esta cultura como el paradigma de las “3 ex”: explota, excluye, extingue.

Explota: Seres humanos que explotan a otros seres humanos. Acumulación de la mal llamada “riqueza” en unos pocos generando una escandalosa desigualdad y una cruenta inequidad. “Quien no pueda pagar, no consuma”, es el discurso que impone. Para esta moral, alimentarse, educarse, vestirse, atender la salud, tener una vivienda digna, es un “consumo” que hay que pagar. La solidaridad ausente.

Con una insensata voracidad de lucro, explota a toda forma de vida. La feroz deforestación y la crueldad con los animales son una muestra.

Excluye: Cuando considera que alguien o algo no resulta “útil”, que no produce rentabilidad, lo excluye, lo abandona. Así deja territorios desertificados, desechos que se acumulan y contaminan y abandona a seres humanos en extrema pobreza e indigencia.

Extingue: Violencia en todas sus manifestaciones, guerras, armas nucleares que ya fueron empleadas y amenazas renovadas de seguir usándolas. El modelo civilizatorio que esta cultura ha globalizado, ha llevado al calentamiento global y a la pérdida de la biodiversidad que se percibe cotidianamente.

La supervivencia de la especie humana se halla en riesgo. El cambio tiene que ser “temprano”, porque “tarde” sería tarde. La espiral de violencia que genera las injusticias sociales y la agresión al Planeta, Nuestra Casa Grande, es incompatible con la vida humana.

“Seguramente” el cambio se ha de producir. Milagrosamente tienen vigencia otras culturas que sustentan otros valores, otras lógicas, otra moral.

Escuchaba en 1992 a un representante de un Pueblo Originario de México: “Es un milagro… Estamos aquí… después de 500 años de genocidio, de etnocidio, de ecocidio… estamos aquí… ¡es un milagro!”

Este “milagro” es la fuerza de la Vida. Vivenciar este “milagro” infunde Esperanza.

La Esperanza nos energiza para la acción en el transcurrir nuestro ciclo planetario. Y somos millones, miles de millones, la inmensa mayoría de la Humanidad anhela vivir.

Anhela vivir con dignidad, en un mundo de Paz, de Justicia, de Armonía entre seres humanos y Pueblos y Armonía con toda forma de vida. Anhela el Buen Vivir, el Sumak Kawsay, el Suma Qamaña.

La Humanidad recuperando el sentir que somos Naturaleza, una hebra más del tejido de la Vida.

¡¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre!! + (PE)

(*) Médico argentino especializado en pediatría y diplomado en Salud Pública. Colaborador del Consejo Internacional por la Salud de los pueblos, Cono Sur. Radicado en el norte argentino donde trabaja con comunidades campesinas y pueblos originarios. Autor del sitio Alta Alegremia.

SN 270/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s