GUERRAS DE FRONTERA

Fronteras

Por Domingo Riorda

Argentina

En los círculos de poder y en las reacciones de la ciudadanía europea se evidencia el impacto de la crisis de los refugiados.

“Ha puesto de manifiesto una fractura de todo el proyecto europeo, ya que los Gobiernos no han logrado ponerse de acuerdo ni tan siquiera con el reparto de unos pocos refugiados. En cambio, no han parado de culparse los unos a los otros” sostiene Mark Akkerman en su nota “Guerras de frontera” publicada por El Grano de Arena, dirigido por Susana Merino, en su edición del 8 de agosto

Mientras los partidos de extrema derecha aumentan su caudal de votos “los que más están sufriendo son los refugiados, que están huyendo de una terrible situación de violencia y adversidad para terminar atrapados entre fronteras o entre países, y empujados a optar por rutas aún más peligrosas para llegar a zonas seguras” señala Akkerman.

Al querer “asegurar” las fronteras los beneficiados son los que invierten en ese propósito, las “compañías de defensa y seguridad que proporcionan el equipo a los guardias fronterizos, la tecnología de vigilancia para monitorizar las fronteras y la infraestructura tecnológica para realizar el seguimiento de los movimientos de población”

Esa realidad, especifica el periodista- investigador, surge de un informe que analiza “quiénes son y qué servicios prestan, cómo influyen en las políticas europeas y se benefician de ellas, y qué fondos reciben de los contribuyente” El objetivo prometido es la “segurización” de las fronteras ofreciendo sofisticados servicios tecnológicos.

Akkerman avanza expresando que lo más “perverso” es que entre los beneficiados de esos contratos “son algunos de los mayores vendedores de armas a la región de Oriente Medio y el Norte de África, alimentando el conflicto que es la causa de muchos de los refugiados. En otras palabras: las compañías que están creando la crisis después se benefician de ella”.

Ellas reciben el apoyo de los Estados europeos otorgándoles “las licencias necesarias para exportar armas y, después, les han concedido contratos de seguridad fronteriza para hacer frente a las consecuencias” al mismo tiempo que la UE militariza cada vez más la llamada crisis de los refugiados.

La Comisión Europea “prevé transformar su agencia de seguridad fronteriza, Frontex, en una Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza más poderosa” la que, afirma Akkerman, “controlaría las iniciativas de seguridad fronteriza de los Estados miembros y desempeñaría un papel más activo como vigilante de las fronteras, entre otras cosas mediante la adquisición de su propio equipamiento”

Por otra parte “Las misiones navales de la OTAN en el Mediterráneo ya están colaborando de forma activa con la seguridad fronteriza de la UE” y se presiona a los países que no forman la UE “a asumir el papel de puestos de avanzada para tratar de impedir que los refugiados lleguen a las fronteras de la UE”

Akkerman demuestra que “El mercado de la seguridad fronteriza está en pleno auge. Se estima en unos 15.000 millones de euros en 2015 y se prevé que aumente hasta superar los 29.000 millones de euros anuales en 2022”

También el negocio de las armas está en levantada “Las exportaciones globales de armas a Oriente Medio han aumentado en un 61% entre 2006-2010 y 2011-2015. Entre 2005 y 2014, los Estados miembros de la UE otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y al Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros”. “El presupuesto de Frontex, la principal agencia de control de fronteras, aumentó un 3688% entre 2005 y 2016 (de 6,3 millones de euros a 238,7 millones de euros)”

A la larga lista de beneficiados del negocio de la “segurización” Akkerman agrega que “La industria de las armas y de la seguridad ayuda a determinar las políticas europeas de seguridad fronteriza a través de grupos de presión, su interacción regular con las instituciones de la UE especializadas en fronteras y su papel determinante en la política de investigación” y que “En conjunto, las pruebas revelan una creciente confluencia de intereses entre los líderes políticos europeos que buscan militarizar las fronteras y los principales contratistas de defensa y seguridad que proporcionan los servicios”

Visualiza que esta situación “no es solo una cuestión de conflictos de interés o de que algunos actores se estén beneficiando con la crisis, sino que también atañe a la dirección que está adoptando Europa en este momento crítico”

Trae el recuerdo que hace más de medio siglo, el entonces presidente estadounidense Eisenhower advirtió de los peligros del complejo militar-industrial, cuyo poder podría “amenazar nuestras libertades y procesos democráticos”. + (PE)

Foto El Grano de Arena

SN 286/16

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s