El silencio de la conciencia

el-silencio-de-la-conciencia-del-yo

Por Pep Castello

Barcelona

Hay un asunto en la tierra más importante que Dios

y es que nadie escupa sangre pa’ que otro viva mejor.

(Atahualpa Yupanqui) [1]

Mucho se ha dicho y escrito sobre Dios a la hora de determinar conductas éticas. Identificar al Ser Supremo con el bien es lo recurrente en las tres grandes religiones del libro. No obstante, en nombre de ese Dios en el cual fundamentan sus principios, las tres sin excepción han protagonizado iniquidades de todo orden. ¿De qué les sirve, pues, esa creencia?

En diálogo epistolar sobre la ética preguntaba el Cardenal Martini a Umberto Eco [2] en qué basan la ética quienes no creen en Dios. Eco respondía que la base está en la consideración del otro y Vittorio Foa lo redondea diciendo “en cómo vivo en el mundo” [3]. “Dime cómo vives y te diré quién eres”, dice el refrán popular. Y también el lenguaje llano viene a dar respuesta a la gran pregunta del fundamento ético cuando califica de inhumanas las relaciones en las cuales se maltrata de modo inaceptable a alguien.

Nos viene esto a la cabeza tras las lecturas del escrito de Leonardo Boff titulado “Una santa que no creía en Dios”  [4] y el de Sergi Pujales “Dussel y los refugiados” [5]. Para Boff, hombre creyente, la conducta compasiva da testimonio de Dios aun cuando quien la siga no sea creyente. Para Dussel, el origen del mal arranca de la ignorancia del otro, de la desconsideración. Señala que pensadores admirados por la eurocéntrica intelectualidad de nuestro mundo actual sostuvieron principios de una inhumanidad tal que a cualquier ser humano mínimamente reflexivo los descalifica por completo. ¿Será que el mucho saber ahogó el pensar? ¿O será que la mente humana elabora el discurso que para su mayor bien el corazón le exige?

Que el pensamiento desvaríe en sus elucubraciones intelectuales no es nada nuevo, pero que en pleno siglo XXI el planeta tierra esté habitado por seres que tienen en su inmensa mayoría conductas extremadamente inhumanas, tales como las que señala Pujales en su escrito, por poner un ejemplo, es algo alarmante en grado sumo que está pidiendo a gritos una reflexión tanto personal como colectiva.

En opinión de quien esto escribe, no es el silencio de Dios lo que da lugar a la inhumana conducta del mundo actual, sino que lo es el silencio de nuestras conciencias. Dios no había “muerto” todavía cuando las cruzadas medievales y las quemas de herejes dejaban huella en la historia de la humanidad. Dios sigue vivo todavía en muchos pueblos que pregonan su supremacía sobre los pueblos vecinos y creen en el derecho que esa superioridad les da a exterminarlos. Con todo el respeto que merecen las aportaciones que las distintas religiones han hecho a la humanidad, los hechos demuestran que el santo temor de Dios no basta para guiarnos hacia conductas verdaderamente humanas. Así lo da a entender el mismo Jesús de los evangelios cristianos en la parábola El Buen Samaritano. No son las creencias religiosas lo que lo mueven a aquel pagano a la compasión sino su buen corazón.

Llegado este punto no podemos sino preguntarnos: ¿qué es lo que ocurre en este mundo nuestro que anda tan descarrilado? ¿Qué hay y qué no hay en nuestro modo de vivir que sea causa de tanta inhumanidad?

Eduardo Galeano decía en una entrevista que le hicieron en Barcelona que cuando visitó las cuevas de Altamira pensó que si nuestros antepasados no hubiesen sido capaces de compartir caverna y comida la humanidad hubiese desaparecido. También Kropotkin participa de esa idea cuando dice que en sus investigaciones en Siberia observa que sobreviven las especies que colaboran, no las que compiten. ¿Cómo va a sobrevivir, pues, esta humanidad nuestra, esclava del pensamiento capitalista que lo basa todo en la competencia?

Competir para ser más que el otro, humillar al vencido para propia vanagloria, despreciar al más débil, ignorar a quien padece nuestra violencia para sacarlo de nuestra conciencia… Eso es lo que conlleva nuestro modo de vivir bajo la ideología capitalista que domina el mundo. Guerras de rapiña, desigualdad social extrema, violencia institucional de todo orden nos destruyen en la medida que destruyen nuestro sentimiento de pertenencia a la gran familia humana. En la medida que anteponen la victoria sobre los demás al cuidado que todo ser humano necesita. En la medida también que destruyen la aldea global que habitamos, equivalente hoy de la prehistórica caverna.

Dejemos ya de basar nuestra conducta en hipotéticas razones supremas y humanicémonos. Abandonemos nuestra soberbia y nuestros egoísmos. Abramos los ojos a la luz de los más elementales principios éticos compatibles por todo ser humano y despertemos nuestras conciencias. Hagamos como queremos que nos hagan. Tan solo así podremos recuperar una conducta colectiva que deje de precipitar la destrucción definitiva de nuestra especie.  +(PE)

Notas

 

[1] Atahualpa Yupanqui, “Preguntitas sobre Dios”,

https://www.youtube.com/watch?v=hAlPysjCFHg

https://www.youtube.com/watch?v=ko2cF6BkpD4

 

[2]  ¿En qué creen los que no creen? Un dialogo sobre la ética., Ed. Temas de hoy, Madrid, 2005 [1996],

 

[3]   http://www.mercaba.org/ARTICULOS/E/en_que_creen_los_que_no_creen.htm

 

[4]“Una santa que no creía en Dios”

http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=792

 

[5] “Dussel y los refugiados”

http://negratinta.com/dussel-y-los-refugiados/

 SN 352/16

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s