La industria azucarera pagó a Harvard para ocultar efectos negativos del azúcar

 

 

azucar

Una investigación publicada en JAMA Internal Medicine denuncia que la industria azucarera de Estados Undios pagó a científicos de Harvard para ocultar la responsabilidad del azúcar ante a las enfermedades cardiovasculares y culpabilizar a las grasas en la década del 60′. Aquel trabajo sirvió luego de base para recomendaciones de salud pública

Un artículo publicado en JAMA Internal Medicine revela que entre los años 1960 y 1970 la industria del azúcar patrocinó un programa de investigación para sembrar dudas sobre los peligros del consumo de sacarosa.

Según el informe tres investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.) publicaron un influyente artículo científico en el que acusaban a las grasas saturadas y eximían al azúcar del aumento de las enfermedades cardiovasculares. Y en aquel artículo se basaron luego las recomendaciones dietéticas para cuidar el corazón se centraron en reducir las grasas saturadas de la dieta obviando la responsabilidad del azúcar.

Esto salió a la luz tras el trabajo de científicos de la Universidad de California que examinaron documentos internos sobre informes históricos y declaraciones correspondientes a los primeros debates sobre las causas de las enfermedades coronarias de la Fundación de Investigación del Azúcar (SRF), conocida ahora como la Asociación del Azúcar.

En su comunicado expresan que SRF patrocinó su primer proyecto de investigación, el ‘Proyecto 226′, en 1965 y que la industria azucarera pagó a los científicos de Harvard el trabajo el equivalente a 50.000 dólares actuales.

Según el análisis publicado en JAMA en aquel entonces la industria azucarera de EE.UU. estaba ‘preocupada’ por los estudios que relacionaban el consumo de azúcar con las enfermedades cardiovasculares. A principios de los años sesenta se manejaban dos teorías que asociaban la dieta a las enfermedades cardiovascualres, una acusaba a las grasas saturadas como máximas responsables y otra responsabilizaba al azúcar, ante eso Hickson, vicepresidente de la fundación azucarera, presentó un plan para “contrarrestar las actitudes negativas hacia el azúcar”.

El rol de la industria

‘El plan’ fue que los investigadores de Harvard hicieran énfasis en estudios que relacionaban las enfermedades cardiovasculares con las grasas saturadas y evitaran los que mencionaban al azúcar. Asimismo anunciaban como alarmante los niveles de colesterol (que están relacionados con las grasas) y no los de triglicéridos que también tienen que ver con el azúcar. En aquella época no era obligatorio cintar quién financiaba o colaboraba con el estudio como lo es ahora, por lo tanto en su trabajo los investigadores no citaron que habían recibido fondos de la Fundación para la Investigación del Azúcar, algo que podría haber alertado sobre la imparcialidad de sus conclusiones.

Junto al informe publicado en JAMA, Marion Nestle, profesora de Nutrición, Estudios Alimentarios y Salud Pública en la Universidad de Nueva York publicó un editorial donde advierte que la industria alimenticia sigue influyendo en la ciencia de la nutrición. “El patrocinio de empresas alimentarias, ya sea intencionalmente manipulador o no, socava la confianza del público en la ciencia de la nutrición, contribuye a una confusión sobre qué comer y compromete las guías alimentarias en formas que no resultan en ningún beneficio para la salud pública” denunció. + (PE/Red)

SN 348/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s