Falleció Leonardo Acosta, el cubano intelectual en la pelea

leonardo-acosta

 Por Pedro de la Hoz

La Habana

Se le ha ido este viernes Leonardo Acosta a la cultura cubana. Será difícil acostumbrarse a que esta criatura múltiple, peleadora, de espíritu renacentista y palabra afilada se ausente de la vida musical y literaria de nuestro tiempo. Murió a los 83 años de edad en La Habana, la ciudad donde nació en 1933, por más señas en la barriada del Cerro.

Escritor, músico, musicólogo, periodista, poeta, narrador fue distinguido con el Premio Nacional de Literatura en el 2007 y el Premio Nacional de la Música en el 2014, en ambos casos por la obra de toda una vida.

Su padre José Manuel Acosta fue un destacado pintor y fotógrafo de la vanguardia cubana, y su tío Agustín escribió La zafra, poema precursor de la temática social en el siglo XX.

En su juventud Leonardo soñó ser arquitecto y matriculó esa carrera en la Universidad de La Habana hasta que la dictadura batistiana cerró la institución. Ya por entonces poseía una sólida formación musical —había recibido clases de Gisela Hernández, Julián Orbón y José R. Betancourt y frecuentaba los ambientes de la música popular y el jazz con el saxofón a cuestas.

Ocupó atriles en las orquestas de Armando Romeu, Julio Gutiérrez, el venezolano Aldemaro Romero y nada menos que en la Banda Gigante de Benny Moré y acompañó los mejores jazzistas de la época.

Luego del triunfo de enero de 1959 se contó entre los fundadores de la agencia Prensa Latina y en 1969 volvió a la música al integrar el núcleo inicial del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográfica). En las décadas siguientes se desempeñó como crítico y redactor en la revista Revolución y Cultura.

En su intensa obra ensayística, de notable altura intelectual y ánimo combativo, destacan los títulos José Martí, la américa precolombina y la conquista española (1974), Música y épica en la novela de Alejo Carpentier (1976), Música y descolonización(1982), Del tambor al sintetizador(1983), Novela policial y medios masivos (1986), Elige tú que canto yo (1992), Alejo en Tierra Fiorme: intertextualidad y encuentros fortuitos (2007) y la prolija historia del jazz cubano que vio la luz entre 2002 y 2004. Comonarrador se dio a conocer en 1967 con Paisajes del hombre y publicó una colección de poemas, El sueño del samurái (1988).

El director del Museo Nacional de la Música, Jesús Gómez Cairo, valoró la significación de la obra de Leonardo con estas palabras: “Es un enorme legado, primero como músico práctico; como instrumentista tuvo una larga trayectoria y después desde la música misma se convirtió en un investigador profundo que a lo largo de años fue desarrollando una obra musicológica de gran envergadura esencialmente sobre temas de la música cubana”. + (PE/Nodal)

Publicado en Gramma

SN 359/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s