III Encuentro Latinoamericano Progresista

elap

“Nuestro principal adversario político en estos años de revolución no han sido los partidos de derecha (entre todos no logran hacer uno), han sido los medios de comunicación, que se han convertido en descarados actores políticos en defensa del pasado”, afirmó el presidente Rafael Correa, al inaugurar en Quito el III Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), el miércoles 28, donde participan más de 200 delegados internacionales.

Recordó que, a partir de 1998, cuando triunfó Hugo Chávez como presidente de Venezuela, 8 de los 10 gobiernos latinoamericanos eran de la tendencia progresista, además de países centroamericanos como Nicaragua, Honduras, El Salvador y República Dominicana. Recalcó que los avances económicos, sociales y políticos fueron históricos.

En su ponencia, “La izquierda y la economía en tiempos de cambio”, reiteró que está en marcha el nuevo Plan Cóndor para desestabilizar a los gobiernos denominados progresistas, y que detrás están los poderes fácticos.

En esa línea expresó su solidaridad a quien fue presidenta de Argentina, Cristina Fernández, de quien dijo es “víctima de la judicialización de la política”, y le ofreció “toda nuestra confianza, respeto y cariño”. Actitud similar tuvo con Dilma Rousseff y Lula da Silva.

Al mencionar que “sectores retardatarios de las Fuerzas Armadas, que han atentado sin pudor contra la supremacía del poder civil” en Ecuador, explicó que en materia económica, su país sufrió los efectos de la caída de los precios del petróleo, la apreciación del dólar, entre otros desajustes que conformaron la que llamó “la tormenta perfecta”.

Agregó que “Gracias a las políticas públicas implementadas hemos logrado salir adelante”. Citó cifras del Banco Central del Ecuador demostrativas que  entre 2007 y 2015 se alcanzó un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,9%, mientras que el crecimiento de la región fue del 2,9%. “Hoy tenemos un mejor país, con el mejor modelo exitoso de América Latina”.

En su intervención, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, destacó la importancia de los acuerdos de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC. Dijo que esta noticia y el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos son las más importantes, aunque está pendiente aún el levantamiento del bloqueo y la devolución de la base naval de Guantánamo. Recordó que la región latinoamericana es un oasis de paz en el mundo y puede levantar aún la bandera de la paz, al no tener armas nucleares ni bases extranjeras.

Un segundo tema fue el de las drogas y el narcotráfico, ante lo cual ratificó la posición desde Unasur de darles salidas alternativas a los eslabones débiles de la cadena de las drogas, lo cual está contemplado en los acuerdos de La Habana.

La secretaria ejecutiva de Alianza PAIS, Doris Soliz, se refirió a los problemas políticos registrados en Brasil, Argentina y Venezuela. “Lo que no consiguieron en las urnas, ahora lo quieren conseguir con golpes blandos, desacreditando a nuestros líderes, construyendo matrices de opinión, donde el criterio de las minorías se quiere hacer pasar por la opinión de las mayorías, usando el poder mediático y el poder económico y político sin ningún escrúpulo”, sostuvo.

Posteriormente habló el uruguayo José Mujica quien indicó que el principal problema del continente es la concentración de la riqueza en pocas manos. Señaló que “La desigualdad es la amenaza más grande que tiene la democracia en el mundo” pues la concentración de dinero que obliga a los gobiernos a tener reservas, lo que significa una paralización de recursos. “O logramos a nivel planetario poner un freno o la humanidad puede vivir el ocaso de la democracia que hemos conocido”.

Sostuvo que las grandes fortunas y la tasa de crecimiento del capital, crecen más rápido que la economía de los países y que los tratados solo han beneficiado a las corporaciones porque son sinónimo de sueldos bajos.

Mujica rechazó categóricamente las alianzas de la izquierda con la extrema derecha, que en la diversidad de la izquierda hay que aprender a valorar la unidad y no descartar hacer alianzas con el centro y que no es posible hacer socialismo a partir de la indigencia y la pobreza, por eso hay que fomentar el conocimiento. + (PE)

Información extraída desde la agencia Nodal.

SN 360/16

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s