Jesuitas elegirán nuevo Papa Negro

jesuitas

Por Anibal Sicardi

Bahía Blanca

Desde el domingo 2 de octubre están reunidos los jesuitas de todo el mundo para considerar asuntos propios donde el acto fundamental será el nombramiento del nuevo Prepósito General de la Compañía de Jesús, título oficial del dirigente principal de la Compañía de Jesús al que suele llamársele Padre General y que también es conocido como el Papa Negro

Una de las versiones sobre la denominación de Papa Negro es que proviene de las sobrias y negras sotanas que usaban sus integrantes en contraste con la vestimenta blanca del Papa. Otra, que dada la importancia de la orden, especialmente en los siglos XVI y XVII, el titulo de Papa Negro se usaba en el protestantismo europeo para indicar el poder que tenían los jesuitas en la Iglesia Católica Romana.

El conclave actual debe elegir su Padre General ya que el español Adolfo Nicolás renuncio voluntariamente al cargo por haber cumplido 80 años. Esta es la 36ª Congregación general desde la fundación de la orden en 1540 por San Ignacio de Loyola. Será la primera del actual Papa, Jorge Bergoglio, que es jesuita.

Se reúnen en la Curia generalicia romana, cercana al Vaticano. Serán electores 206 sacerdotes y 6 hermanos laicos representando 62 países. Se agregan tres electores, nombrados directamente por el General saliente.

En este momento adquiere particular importancia Asia y la India desde donde proviene gran cantidad de vocaciones.  El Sur, como se les llama a esas áreas geográficas, se ve en la composición del electorado donde aumentó de 54 al 59% los electores desde la última reunión de 2008. Los africanos pasaron de 8 a 10 electores; Asia y Oceanía, de 28 a 33, Estados Unidos quedó igual,15%, Europa bajó del 31 al 26% y Latinoamérica del 18 al 16%.

En este cambio de orientación debe asignarse su vital rol  a la gestión del español Padre Pedro Arrupe,  quien nació en Bilbao, 1906, y falleció en Roma en 1991 y fue Prepósito General de la Compañía entre 1965 y 1983

El mecanismo de elección comenzó el lunes con las “murmuraciones” que consiste de un período de cuatro días de oración y recogimiento, donde los electores se analizan internamente y producen conversaciones en búsqueda de información para orientarse hacia el candidato ideal para dirigir la orden.

Ese período es supervisado para evitar grupos de presión. Está reglamentado que las conversaciones sean solo entre dos electores No se presentan candidatos y se vigila si alguno, “movido por la ambición” se promueva personalmente o patrocine algún candidato para el cargo.

Luego de las “murmuraciones” se produce las elecciones necesarias hasta llegar a la mitad más uno. Elegido el candidato el primer informado es el Papa, no para su aprobación sino como respeto de su investidura. Luego se da a conocer públicamente. El cargo es vitalicio Puede presentar su renuncia si en algún momento lo cree necesario, por ejemplo, por problemas de salud.

Después se eligen lo colaboradores y se discute y aprueba el diseño de la misión que regirá hasta la nueva reunión de la Congregación. + (PE)

SN 370/16

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s