Obispos de Brasil denuncian que el Gobierno quiere acabar con los pobres

verguenza-guayasamin-534x400 

“No se puede permitir que paguen las consecuencias”

Por Luis Miguel Modino

Brasil

En la última reunión del Consejo Permanente de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, CNBB, por sus siglas en portugués, ha sido emitido un pronunciamiento en el que la cabeza del episcopado brasileño se posiciona contra el nuevo gobierno, surgido como consecuencia de un golpe de estado parlamentario, que pretende aprobar un Proyecto de Enmienda Constitucional que recorte los gastos públicos en aquellos campos que son básicos para la supervivencia de los pobres.

La nueva propuesta gubernamental, a la que el pronunciamiento califica como injusta y selectiva, amenaza con acabar con derechos conquistados después de duras luchas. No se puede permitir, en opinión de los obispos, que se acabe con el bienestar de la gente, que sean los pobres quienes paguen las consecuencias del descontrol de gastos al que el país se ha visto sometido.

Un ejemplo de la amenaza que se cierne sobre los más pobres son las recientes declaraciones del Ministro de Sanidad, quien no ha dudado en afirmar que “la sanidad indígena es mucho gasto y poco resultado”.

Viendo como sufren los pueblos indígenas por la falta de atención en todo lo que garantiza los derechos fundamentales, mucha gente se pregunta lo que avecina con este tipo de declaraciones.

En la nota, firmada por el Presidente de la CNBB, Monseñor Sergio da Rocha, Arzobispo de Brasilia y recientemente nombrado Cardenal por el Papa Francisco, el Vice-Presidente, Monseñor Murilo Krieger y el Secretario General, Monseñor Leonardo Ulrich Steiner, los obispos recurren a las palabras del Papa Francisco y a la propia Doctrina Social de la Iglesia para justificar sus palabras y piden la movilización de la sociedad civil para parar esta tentativa de acabar con lo poco que tienen garantizado los más pobres, para quienes, si las cosas no cambian, se avecinan largos años de sufrimiento.

La nota ha provocado duras críticas en algunos sectores de la sociedad brasileña. Por eso, uno de los firmantes del pronunciamiento, el primado de Brasil y Vice-Presidente de la Conferencia Episcopal Brasileña, Monseñor Murilo Krieger, ha respondido a esas críticas diciendo que la nota sólo ha querido ponerse al lado de los más necesitados y aquellos que van a sufrir sus consecuencias, acusando a sus autores de hacer las cosas con rapidez y falta de transparencia, sin contar para nada con la opinión de la población brasileña.

Monseñor Krieger no duda en afirmar que este Proyecto de Enmienda es lo mejor para el capital mundial, pues “los bancos, que ya ganaron muchos en los últimos años, van a ganar todavía más”.

Ante las acusaciones que los obispos han recibido, siendo llamados comunistas, el primado dice que “llamar marxista a quien piensa diferente es lo mismo que condenar a Jesús por haber dicho a los apóstoles ante el hambre de la multitud: Darles vosotros mismos de comer”, añadiendo que “si pensar en los pobres y en los que más se verán afectados por la PEC 241 fuese un gesto marxista, podemos preguntarnos: ¿Qué hacer con el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, que de él se deriva?”.+ (PE/RD)

Luis Miguel Modino, corresponsal de Religión Digital en Brasil).

Foto Obra de Oswaldo Guayasamín, Ecuador.

Relacionados Despacho 409/16 A los pobres no hay que robarles ni quitarles la vida

SN 408/16

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s