La tragedia de la muerte signó el diciembre del 2001

muerte

Por Domingo Riorda

Argentina

La imagen del helicóptero que se lleva al presidente De la Rua señala el fin de un proceso institucional y esconde la muerte de jóvenes y adolescentes asesinados por la represión policial y civil.

Lógico en su cumulo de errores, antes de irse al entonces presidente no se le ocurre mejor idea que decretar el Estado de Sitio con lo que empeora la ya trágica situación que vivía todo el territorio argentino.

Por su historia y lugar geográfico Plaza de Mayo es el lugar que tiene mayor referencia.

Lo acontecido fue de tal magnitud que se lo registra como “La masacre de Plaza de Mayo del 20 de diciembre de 2001”. Mataron cinco personas e intentaron asesinar otras cuatro.

La masacre de la Plaza de Mayo fue de tal calibre que hubo quienes la compararon con el bombardeo de la aviación naval de junio de 1955, tres meses antes del derrocamiento de Juan Perón.

Se pierde en los pasillos de la hipocresía si hubo o no una orden de reprimir a los manifestantes. Lo cierto es que fueron reprimidos y asesinados. También es cierto que actuaron civiles amparados por la policía uniformada.

Se constató que los civiles balearon desde autos que nunca fueron identificados. La excusa fue la hipótesis que se gestaba el asalto a la Casa Rosada. Nunca aparecieron indicios de tal presunción, pero había que tener un lema para asesinar. Surge la pregunta si allí estuvo el germen de la Triple A.

De la horrible violencia de esos días el hecho más violento y simbólico ocurrió en Santa Fe cuando la policía mató a Claudio “Pocho” Leprati,

Era profesor de filosofía y Ciencias de la Educación. Militaba en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Preñado por la solidaridad ayudaba en la cocina en una escuela humilde. Con fuertes señales de vocación cristiana, además de experto en guisos, era predicador de la Biblia entre chicos y grandes. Activista incansable, Pocho se convirtió en símbolo de la lucha popular.

Lo grotesco del odio y la impunidad llegan hasta el punto que uno de los policías que disparó contra la vida de Pocho se encuentra libre e integra las filas del PRO, según señaló el diario Perfil. Se trata de Esteban Velázquez quien fue fiscal del PRO en las elecciones pasadas y trabajó para la campaña electoral de la alianza gobernante.

El pastor Diego Mendieta, de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe, “una Iglesia de todos y para todos”, se ocupa de señalar la figura del ayudante de cocina en su comunicado público  “A 15 años del asesinato del Pocho Lepratti, imitemos su fe”

“Hombres y mujeres con la valentía del Pocho Lepratti,-dice Mendieta- eran indispensables para horadar ese sistema perverso, generador de hambre y muerte, ellxs caminaban nuestros barrios sembrando la semilla de esperanza, anunciaban que un mundo nuevo era posible, si nos animábamos a construirlo. Tejieron los sueños de otras generaciones, a las que se las desaparecía, torturaba y asesinaba por querer una patria libre, justa y soberana”

Visualiza que El Pocho “fue un ser humano sensible, apasionado por la vida, que junto a otrxs dieron pelea para frenar el hambre, la desocupación y desde ahí, organizar al pueblo para poner fin al plan perverso de los represores de entonces” Agrega que “Ese gesto revolucionario, de salirse de uno mismo para defender la vida, lo convirtió en el Ángel de la memoria colectiva y del pueblo organizado”

Es León Gieco quien toma esa idea del ser humano que está siendo enviado por Dios y la usa en su canción al Pocho titulada ”El ángel de la bicicleta”

El pastor Mendieta indica  bien nuestras actuales necesidades al finalizar su artículo afirmando que “No necesitamos más mártires, pero si recuperar los atributos evangélicos y revolucionarios que movilizaron a hombres y mujeres como el Pocho, para que nuestras calles sean un hormiguero, para organizar y defender la vida del pueblo, frente a los depredadores de nuestra patria, con nuevas lógicas de construcción, más humanas. Aunque nos cueste la vida” + (PE)

SN 469/16

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s