EL ROSTRO DE UN ÁNGEL

milagros-iv

Para Milagro Sala

 Por Carlos Valle.

Buenos Aires

Esteban, el primer mártir de la naciente comunidad cristiana, sufre juicio y muerte a partir de falsas acusaciones que incitan a las autoridades para llevarlo a juicio.

Cuando no se tienen argumentos válidos se puede recurrir a la mentira, para la que siempre alguno está dispuesto a ser sobornado. Se trata de provocar reclamos que apelen al sentimiento de la gente.

Sus acusadores no tienen mejor argumento que mencionar que le han escuchado decir palabras blasfemas contra Dios. Este es un buen argumento y Esteban es enfrentado con testigos falsos.

La historia ha mostrado las crueldades de quienes viendo no vieron, y no tuvieron piedad para castigar a pueblos indefensos El clima de venganza creada le impide a la gente percibir que están frente a un acusado que no merece ser condenado.

Lo que destaca el libro de los Hechos, como para desorientar o asombrar al lector, es que los reunidos en el Concilio “vieron su rostro como el rostro de un ángel”.

Una breve nota que recrea todo lo que está sucediendo.

El deseo de culpar y castigar es como una sombra que les impide ver lo que en realidad están viendo. Estamos frente a un juicio que los mismos acusadores terminan provocándose a sí mismos. + (PE)

SN 477/16

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s