PASARON los REYES..

reyes-magos

Por Rubén Capitanio

Neuquén.

Pasó la fiesta de los reyes magos, que no eran ni reyes ni magos como entendemos nosotros esas actividades…

Eran personas  que estudiaban el cielo, sabían guiarse por las estrellas         -como era común y necesario en su tiempo-  y su trabajo era ayudar a otros con lo que ellos sabían, eso les reportaba ganancias y tenían un buen pasar: por eso le llevaron regalos valiosos al Niño.

Eran paganos, pero sinceros en su búsqueda de la Verdad y el Bien.

Para encontrarlo, desde lo que eran y sabían se pusieron en camino… tenían buenos contactos con el poder, fueron a ver a Herodes quienes les prometió y mintió para usarlos y asegurarse más poder sobre el pueblo.

Desconfiando del rey, del poder, siguieron buscando y encontraron a los pastores, los pobres  -los no tenidos en cuenta, los “nadie” de ese tiempo y esa sociedad-  que habían recibido a Jesús y eran sus custodios junto a María y José.

Al encontrarlo, lo asumieron, en sus corazones se encendió la estrella que los había guiado, lo re-conocieron como el Señor, lo adoraron en medio de una realidad tan distinta en la que ellos vivían y  a la que ellos estaban acostumbrados.

Por eso, volvieron por OTRO camino. Sin pasar por lo de Herodes, sin pasar por el poder. Seguros que los pastores pobres, les habían hecho encontrar con la Verdad y el Bien.

Valía la pena dejar de lado los “buenos contactos”…y aun que fuera menos cómodo, IR por OTRO CAMINO.

Nosotros, también pasamos la fiesta de estos paganos que se convirtieron en testigos de Jesús hecho ternura del Padre Dios, hecho Niño.

Como cristianos, como Iglesia   -especialmente los hermanos obispos, nosotros los sacerdotes, diáconos, religiosos/as, que tenemos la hermosa misión de ser especialmente servidores de nuestro Pueblo-  aprendamos esta hermosa lección que nos enseñan los “reyes magos” y tomemos la decisión:

Nosotros guiados por la estrella de la fe hemos encontrado al Niño. Nosotros también lo hemos re-conocido, recibido y adorado.

AHORA tenemos que dejar de lado la tentación de volver a Herodes y charlar con él, tratar de convencerlo que le conviene tener buen trato, ver si puede asignarle algún subsidio porque esa Sagrada Familia está en la miseria, que le conceda alguna asignación especial, etc.etc.etc.

Herodes quiere que el Niño no exista porque pone en juego su poder corrupto y explotador.

También nos mentirá como a los magos, diciendo que también él quiere adorarlo…quiere saber dónde está para “matarlo” es decir que deje de ser Luz, Verdad y Vida de un Pueblo digno.  Quiere encerrarlo en el templo, porque en los caminos de la Galilea, en medio de la gente, cercano siempre a los pobres , muy atento a los que sufren, es un peligro para su proyecto de poder que responde al imperio de turno.

Por eso, nosotros  -como cristianos, como Iglesia-  debemos VOLVER a NUESTRO PUEBLO por OTRO CAMINO, lejos de los Herodes de hoy, cercano y compartiendo con los pastores de siempre, los pobres de hoy, porque son ellos los que custodian en serio al Jesús verdadero.

Que María y José que no tienen audiencias con Herodes, y se dejan acompañar por los pastores, nos concedan llegar a hacerlo !!!

Entonces, seguiremos siendo y haciendo Navidad !!!+  (PE)

  • Rubén Capitanio es sacerdote en la Diocésis de la Iglesia Católica Romana en Neuquén

SN 002/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s