Con vigor Obispos católicos se oponen a Trump

puente

“Irracional, destructiva, precipitada. Caótica, cruel, devastadora. Son algunos de los adjetivos que los líderes de la Iglesia estadounidense han utilizado para calificar la orden de Donald Trump de suspender la entrada al país de refugiados y de ciudadanos de siete países musulmanes” sostiene el periodista Camerón Doody en su artículo publicado por Religión Digital el 30 de enero.

El cardenal Joseph Tobin. arzobispo de la diócesis de Indianápolis, denunció que la decisión del presidente de Estados Unidos “Es lo opuesto de lo que significa ser estadounidense” y que “Cerrar fronteras y construir muros no son actos racionales”

Tobin, nombrado Cardenal por el Papa Francisco en octubre de 2016, se incorpora en la postura de otros obispos católicos romanos para señalar que las detenciones masivas y deportaciones colectivas no ayudan a nadie, que son inhumanas y destruyen a familias y comunidades.

Doody menciona otro cardenal, Blase Cupich, de Chicago, quien describe lo de Trump como “un momento oscuro en la historia de EEUU” previendo que las consecuencias de esas resoluciones serán “crueles e ignorantes de la realidad”  además de “precipitada (y) caótica”

A Tobin y Cupich se les unió Robert McElroy, obispo de San Diego, quien exclamó que “No podemos callarnos ni nos callaremos”. Afirma  que  las medidas tomadas son producto de “xenofobia” y “prejuicio religioso” y  que tendrán “consecuencias devastadoras” para los más oprimidos y  también para todo el país.

Sobre la otra orden firmada por Trump, la  de sancionar a las llamadas “ciudades santuario “, Tobi alerta que amenazas de este tipo “no reducirán la inmigración” y que “Solo castigarán a la gente de bien en estas comunidades”

Cupich advierte que las decisiones del presidente de Estados Unidos señalan el “abandono” de los valores estadounidenses trayendo como consecuencia que la estima de la que goza Estados Unidos en el resto del mundo baje como consecuencia de semejante ataque a los derechos humanos.

También la Conferencia Episcopal del país -a través de un comunicado firmado por su portavoz de migración, el obispo Joe S. Vásquez- afirmó que ahora más que nunca es el momento para “redoblar los apoyos a todos los que huyen de la persecución y la violencia y los esfuerzos para protegerlos”. Interpretó que es una cuestión de la “dignidad humana” que corresponde a todos los hijos de Dios”.

En esto Tobin dio su palabra terminante al sostener que “la benevolencia confidente es lo que ha hecho grande a Estados Unidos y lo que le hará grande de nuevo”

Desde México también los obispos católico romanos se pronunciaron sobre el muro de Trump y la política de la inmigración

El Cardenal Norberto Rivera Carrera, de la Arquidiócesis de México, criticó duramente lo que calificó como el “muro de la vergüenza” sentenciando que esa estructura lo aislará no solo de México y América Latina, sino de todo el mundo.

En un mensaje pronunciado el 29 de enero en la Catedral Primada de México, el Cardenal Rivera alentó a los mexicanos a que “no se dejen vencer por el desánimo” y recordó que “constantemente Jesús nos dice en el Evangelio: ‘no tengan miedo’”.

Rivera señaló que “ante las amenazas que se ciernen sobre nuestros hermanos inmigrantes en los Estados Unidos, sobre nuestra economía, y sobre el futuro de muchas empresas y fuentes de trabajo, me ha dado una gran alegría constatar la espontánea unidad de todos los mexicanos” siendo fieles a un México que “es un país grande, con una cultura memorable, con una historia rica en contrastes, con una fe inquebrantable y con una clara identidad nacional de la que nos sentimos orgullosos”

Lamentó “la provocación y las agresiones del presidente estadounidense” proponiendo que se “debe optar por los puentes y no por el muro de la vergüenza, ese muro de la ignominia que no defenderá a los Estados Unidos, sino que lo aislará no sólo de México y Latinoamérica, sino también del mundo”.

El Arzobispo Primado de México subrayó que “América no son los Estados Unidos, sino el continente entero”

“México, como Argentina, Perú o Canadá, también son América, y hoy por hoy estamos por una integración económica y cultural mundial, en la que abanderar de nueva cuenta viejos nacionalismos y proteccionismos es una insensatez, es una quimera que, agotada su ilusión, solo dará frutos amargos de odio, aislamiento y pobreza”

Impulsó a que “Tengamos confianza, no perdamos la fe y trabajemos sin descanso por hacer de nuestro amado México una patria digna, fraterna, en la que hagamos realidad el reino de Cristo, un reino de amor, de justicia y de paz” + (PE)

SN 025/17

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s