No hay dos sin tres

marcha II

Por Anibal Sicardi

Bahía Blanca

La multitudinaria marcha del Día Internacional de la Mujer, M8, fue la tercera seguida en un ilustrativo “no hay dos sin tres” que levanta la remembranza del 6-7-8 televisivo y surge el agradecimiento de que   marcharon hacia Plaza de Mayo, agujero negro dejado por la CGT el día anterior.

Lo de Plaza de Mayo no es lo único que se agradece a las mujeres en ese día Resalta por cuestiones de militancia y oportunidad calendaria. Las mujeres testimoniaron, en una jornada épica, el caminar de mucho tiempo por senderos diversos transitados con tesonera convicción estampando en la historia nombres y apellidos insignes, luces brillantes en la lucha contra el patriarcal machismo.

La alegría, la creatividad en gestos personales como en cantos, carteles, pancartas, iluminaron el atardecer de las calles porteñas y de múltiples ciudades del país, aun en aquellas que recibieron la descarga de lluvias inesperadas.

Todas  sabían que tenían la compañía de multitudes de más de cincuenta países “organizadas contra el patriarcado en las calles, en las plazas, en las casas y en las camas”, mención que escarba la historia hasta llegar a Lisístrata, la que disuelve los ejércitos, quien organizó el alzamiento de las mujeres en la guerra entre Atenas y Esparta uniendo a las de ambas partes en la huelga sexual donde ninguna de ellas tendría relaciones sexuales con su esposo o amante mientras se mantuviese la guerra.

Ejemplo lisistriniano que debieran imitar las esposas y amantes de hombres como los del parlamento de Mendoza que decidieron “homenajear” a las mujeres diputadas con vales para una sesión contra la celulitis.

Este accionar de parlamentarios, representativos de un caudal importante de hombres que aún están en la noche medieval, avala que en el documento de las mujeres se afirme que “Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. ¡Estamos acá porque cuando las mujeres del mundo nos organizamos la tierra tiembla! “ y la mención “política” de que “Exigimos la apertura de paritarias sin techo, rechazo al 18 por ciento en cuotas que pretende imponer el gobierno. Apoyamos la huelga de los y las docentes” porque la irrealidad de la visión de los parlamentarios mendocinos es que la que sustancia la interioridad de los funcionarios nacionales y no pocos provinciales.

Hubo varones, jóvenes y adultos, que aumentaron la cuota de años anteriores en apoyo visible a la lucha de las mujeres. También la felicidad de familias que acumularon militancia a través de décadas y ayer, en el M8, padres varones llenaron su pecho de orgullo al tener hijas, nietas de distintas edades presentes entre la multitud y, por allí, alguna biznieta de cuatro años portando un cartel hecha por ella misma que decía “Arriba las mujeres” y muy cerca un nieto, también de corta edad, que se apropió de un pancarta porque no quería marchar con las manos vacías.

Y fue mucho que se viera con claridad carteles con la con la foto de Milagro Sala con la consigna “Olé/Olá/Para Milagro la libertad/Para Morales el repudio popular”

El atardecer cubría la ciudad cuando reconocida feminista Liliana Daunes donó su voz para leer el importante documento del M8  Hoy ya no somos como anteayer. + (PE)

SN 068/17

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s