No hay que provocar a la bestia

Bestia I

Por Pep Castelló
Barcelona.
No hay que esperar que quienes impusieron su religión a filo de espada y en nombre de su Dios torturaron y asesinaron “infieles” entiendan lo que nunca estuvo en su mente, cual es el sufrimiento que sus creencias y su intolerancia han causado y siguen causando en el mundo.

Vimos hace dos años cómo reaccionaron los políticos de la UE después del atentado perpetrado en Paris el 7 de enero de 2015 en la sede de la revista satírica Charlie Hebdo y cómo los grandes medios informativos se aplicaron a despertar la ira de la población mediante un discurso que confundía islam con terrorismo, sin dar lugar a pensar cual era el origen de ese terrorismo que condenaban.

También vimos similar reacción de gobiernos y medios tras el atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de setiembre de 2001, el cual sirvió de pretexto al presidente Bush para proclamar la “necesidad” de dar comienzo a la “guerra preventiva”, una escalada de violencia mundial que no era sino una manifestación más del afán de dominio y rapiña que rige en aquella gran nación fundada sobre el genocidio de los pueblos originarios en manos de los invasores europeos.

Hoy vemos similar reacción tras la representación que una joven realizó en Tucumán frente a la catedral y las pintadas que otras hicieron en la catedral de Bs As. La intolerancia de gran parte de la feligresía católica no ha tardado en manifestarse con toda la previsible agresividad que el fanatismo conlleva, respondiendo a los gestos de protesta con detenciones y golpizas propiciados por quienes debieran ser guardianes de la convivencia y nunca defensores violentos del modo de pensar de una parte de la población.

Una parte que, dicho sea de paso, ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio, ya que mayormente da soporte a políticas injustas que propician formas de vida basadas en la explotación y el sufrimiento de grandes masas humanas en manos de quienes controlan la economía mundial.

La incoherencia de tamaña reacción se explicita en el discurso del sacerdote P. Leandro Bonin, de la provincia de Entre Ríos (*), en el cual no habla en nombre propio sino en el de todos los “argentinos de ley”, una expresión muy poco cristiana si recordamos que los evangelios ponen en boca de Jesús: “no se hizo el hombre para la ley sino la ley para el hombre”.

Argentino de ley es pues a la luz del evangelio una expresión que invita a dudar del espíritu cristiano que impregna la ley que según ese reverendo caracteriza al buen argentino. Incoherencia que también se manifiesta en su petición de “sanción ejemplar” para. lo que él considera “no tan solo un pecado sino un delito”.

Si apartando nuestra mirada por un momento del hecho que nos ocupa miramos cómo la humanidad está dividida entre opresores y oprimidos en la mayor parte de las naciones y vemos luego la actitud que las diversas comunidades religiosas tomaron y toman en esa división, observaremos que la Iglesia Católica Romana estuvo siempre al lado de los poderosos, de los invasores, de los explotadores, de quienes impusieron su voluntad a fuego y espada, tanto en Europa como en la colonizada América.

Veremos cómo esa Iglesia que ahora reclama la consideración de delito para lo que según ella son pecados es la misma que dio soporte durante siglos a reyes guerreros, predicó quemas de brujas y la misma que en pleno siglo XX bendijo a una de las más sanguinarias dictaduras europeas cual fue la del dictador Franco en España.

Y no digamos ahí en América con Videla y Pinochet y la famosa “Operación Cóndor” del invasor del Norte. Y veremos también que es la misma que no considera pecado la explotación de los pobres por parte de los acaudalados terratenientes y empresariado de diversos rubros que se enriquecen con el sufrimiento de la clase obrera.

Viendo lo que antecede, ¿cómo no entender que la parte más maltratada de la sociedad manifieste públicamente sus quejas aun a riesgo de despertar la ira de quienes se escandalizan ante un simulacro y unos grafitis, pero permanecen indiferentes ante una realidad social de flagrante injusticia cual es la de legislar a gusto de la población católica con desprecio de quienes no profesan dichas creencias? Solamente mediante un férreo fanatismo partidista se puede entender y justificar semejante actitud.

La denuncia y queja de las mujeres saliendo a la calle para dar testimonio de la injusticia a la que la sociedad patriarcal las tiene sometidas no cabe en la cabeza de quienes no entienden de más derechos que los propios.

Tampoco en la de quienes se sienten con derecho a imponer leyes y dirigir los destinos de las naciones porque según dicen esa es la voluntad divina manifestada a través de su sacrosanto sacerdocio. No cabe esperar que entiendan de reclamos ni de legislaciones justas. Cabe, eso sí, esperar que sigan empecinados en mantener su poder sobre las mentes y los cuerpos de quienes según ellos les son inferiores por designación del Dios de los cielos, de ese Dios que según dice su Fe se encarnó en un cuerpo humano para librar a la humanidad de las acechanzas del maldito. Una bella idea que desmienten una vez más con su conducta.

Lo dicho, hay que llevar cuidado de no despertar la bestia que anida en tantos corazones cuando se reclama en un entorno dominado por la intolerancia y el inhumano proceder. (PE)

(*) https://www.aciprensa.com/noticias/carta-de-sacerdote-a-joven-que-parodio-aborto-de-virgen-maria-conmueve-las-redes-93655/

pepcastello@gmail.com
SN 073/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s