Francisco y Espinal

Crucifijo de Luis Espinal
Por Domingo Riorda
Argentina

En su visita a Bolivia, en el 2015, el Papa homenajeó al padre jesuita Luis Espinal.

Lo hizo a poco de llegar al país “frente a los cerros donde fue hallado su cuerpo para activar el proceso que permita que el jesuita sea reconocido como mártir de la iglesia” detalla Boris Miranda en su nota en la BBC Mundo. Los seguidores de Espinal aprovecharon la oportunidad para solicitar al Papa la beatificación de Espinal
Espinal regresaba del cine -tema que apasionaba al jesuita- cerca de la medianoche de La Paz. La faltaba una cuadra para llegar a su casa cuando lo secuestraron en un jeep. Lo torturaron, le proporcionaron culatazos, golpes, quemaduras y lo remataron con 12 tiros.

El mencionado periodista, Boris Miranda. construyó un emotivo y trágico resumen de la época. Escribió que “Quiso la accidentada historia de América Latina que Espinal y el obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero fueran asesinados con un margen de dos días: el primero el 22 y el segundo el 24 de marzo de 1980”
Miranda rescató el comentario de otro sacerdote jesuita, Xabier Albó, quien contó que “Cuando retornábamos del cementerio, nos enteramos que a más de 4.000 kilómetros de distancia (en El Salvador) habían asesinado a Óscar Arnulfo Romero. Las causas son las mismas”. Xabier agregó “La muerte los hermanó”

En el primer día de su asunción como presidente, Evo Morales pidió un minuto de silencio por los luchadores sociales bolivianos y mencionó a Espinal. En el 2007 decretó la fecha de su secuestro como el día del cine boliviano.

Morales le otorgó a Papa la Orden al Mérito “Padre Luis Espinal Camps”, un reconocimiento creado por el congreso boliviano. También le obsequió un crucifijo que esculpió Luis Espinal en 1970. En esa obra artística Espinal talló a Jesús crucificado sobre una cruz que tiene forma de martillo y la hoz hacia el final de la vertical de la cruz.

Los comentarios periodísticos y de las redes fueron múltiples dada la variación de lecturas que ofrecía la obra de Espinal. El regalo del crucifijo levantó toda clase de comentarios negativos. Algunos medios propalaron que era un invento “sacrílego” de Evo. Luego el propio Albó hizo la historia de la talla, explicando que era factura de Espinal, que elaboraba ese tipo de artesanías

Lucho Espinal es uno de los santos populares bolivianos, y como es lógico trasciende los límites de las iglesias. Los 22 de marzo se realizan múltiples homenajes a Espinal, especialmente en el lugar donde fue encontrado asesinado.

Como afirma Waldo Albarracín (*) “Luis Espinal sigue viviendo en la mente y el corazón de mujeres y hombres que aún no perdieron la dignidad y continúan soñando con una Bolivia diferente”. + (PE)

*Referencia Ver despacho SN 087/17, Luis Espinal Más Presente Que Nunca, del 23 de marzo de 2017
Imagen Crucifijo de Luis Espinal
SN 088/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s