Salida, polémica y sospechas en el Instituto de Cine

CacettaPor Juan José Domínguez
Corresponsalía Buenos Aires de Los Andes
Campanella, Suar, Puenzo y la mayor parte de la industria salieron en defensa de Alejandro Cacetta. Creen que se busca un “ajuste”, pero Lombardi apunta a la corrupción.

Ni la Semana Santa quedó libre de escándalos en el Poder Ejecutivo.

El desplazado jefe del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Alejandro Cacetta, salió ayer a defender su gestión, horas después de que el jefe del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, justificara su remoción al señalar que el organismo es desde hace años un bolsón de corrupción.

“Nos convocaron para transparentar la gestión y es lo que hicimos. La denuncia que llegó, que en realidad fue un cúmulo de papeles diciendo que había irregularidades, la tomamos, hicimos la auditoría y se dieron las explicaciones que correspondían”, se defendió el despedido Cacetta.

Con el aval de Mario Quintana, integrante del trío de máxima confianza del presidente Mauricio Macri -junto a Marcos Peña y Gustavo Lopetegui-, el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, pidió a Cacetta que se fuera, tras presentar una denuncia sobre presuntas compras efectuadas en el Incaa a precios irregulares.

Fue el miércoles, justo el mismo día en que el programa televisivo Animales Sueltos, conducido por el relator Alejandro Fantino, difundió un informe, presentado por el periodista Eduardo Feinmann, sobre esas supuestas irregularidades.

El informe se armó con el mismo material que Avelluto le había acercado a Quintana para pedirle permiso para echar a Cacetta.

Tras su renuncia, Cacetta fue respaldado por la Academia de Cine, la Cámara de la Industria, la Asociación de Productores y la Cámara de Distribuidores Independientes, además de figuras del espectáculo como el actor y productor Adrián Suar y los cineastas Luis Puenzo y Juan José Campanella.

El director de “El secreto de sus ojos” resaltó la honestidad de Cacetta y denunció una operación torpe del Gobierno para forzar su salida.

Pero los apoyos no fueron suficientes: “Hace muchos años que desde el Incaa hay noticias claras de fuertes bolsones de corrupción, sobre todo en los últimos 15 años. Yo creo que hay unos cuantos ex titulares (del organismo) denunciados penalmente. Es como una bolsa de lodo que se reabre permanentemente”, afirmó Lombardi, quien de esa manera justificó la salida de Cacetta.

La sospecha de la industria
El jueves, la Academia de Cine y de las Artes Cinematográficas de la Argentina, junto a otras once entidades que agrupan a distribuidores, productores y realizadores, emitieron un comunicado en respaldo de Cacetta, de quien recalcaron que llegó al cargo “con un consenso general de toda la industria”.

Ese mismo día, cientos de trabajadores de la industria cinematográfica se autoconvocaron en el cine público Gaumont, ubicado en la zona del Congreso, y denunciaron que el desplazamiento de Cacetta es un ardid para tapar “la drástica reducción presupuestaria para el cine nacional que quieren aplicar”.

Uno de los organizadores de esa asamblea general de trabajadores del cine nacional indicó a Los Andes que, tras la renuncia de Cacetta, el Gobierno dispondrá un ajuste al sector mediante el proyecto de Ley de Comunicaciones, que está en elaboración en el Poder Ejecutivo y establecería un nuevo rango para las empresas de cable, excluyéndolas del pago del gravamen que conforma el Fondo Audiovisual, establecido en la Ley 26.522.

Este Fondo Audiovisual es el que amamanta al Fondo de Fomento del Cine, que beneficia a cientos de pequeñas y medianas empresas y trabajadores del cine nacional. Pero el motivo formal de la renuncia de Cacetta es una investigación por presuntas compras irregulares.

La salida de Cacetta se suma a otras ya producidas en las segundas líneas de la gestión del presidente Mauricio Macri, tales como Isela Constantini en Aerolíneas Argentinas (por diferencias con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich); Graciela Bevaqcua en el Indec, por un enfrentamiento con el director del organismo estadístico, Jorge Todesca; recientemente el secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda, quien renunció acusando al ministro de Energía, Juan José Aranguren, de autoritario. + (PE/Los Andes)
Publicado en el diario Los Andes, de Mendoza, el domingo 16 de abril de 2017
Foto Alejandro Cacetta, el despedido director del Incaa Los Andes

SN 128/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s