ARGENTINA: EL PUEBLO UNIDO

Marcha Bahia Blanca

EXPRESIÓN SOBERANA
CONTRA LA IMPUNIDAD
Por Carlos Iaquinandi Castro
Madrid

La pretensión de un retroceso en la lucha por los Derechos Humanos fue derrotada por la movilización popular que colmó la Plaza de Mayo en Buenos Aires y ocupó las plazas de ciudades y pueblos de todo el país.

Pocas horas antes, el senado por unanimidad convirtió en ley la iniciativa que la noche del miércoles había aprobado Diputados también por abrumadora mayoría ya que solo un diputado votó en contra, y 211 a favor. La ley bloquea cualquier posibilidad de reducción de penas a los condenados por delitos de lesa humanidad.

Victoria Donda, abogada y presidenta de la comisión parlamentaria de Derechos Humanos solicitó “dar un contundente y claro mensaje a la justicia que en este país no vamos a renunciar a la memoria, verdad y justicia”. La legisladora y nieta recuperada nacida en 1977 en la Escuela de Mecánica de la Armada durante el cautiverio de su madre desaparecida, aseguró que “es grave la interpretación equivocada y vergonzosa que hizo la Corte Suprema que benefició a un genocida” y añadió: “no queremos a ningún genocida caminando en nuestras calles”.

En muchos lugares del mundo se pudo seguir en directo la multitudinaria expresión popular en Argentina, a través de las emisiones por Internet del canal C5N de Buenos Aires. El canal público, controlado por el gobierno prefirió ignorar el acto y no lo transmitió.

Jornada histórica
El país vivió una jornada histórica, y en la práctica demostró que “El pueblo unido…” es el único camino capaz de frenar la lucha por la justicia, e incluso de hacer cambiar su voto a los diputados y senadores que explícita o tácitamente habían respaldado ese fallo contrario a derecho que pretendía beneficiar con un indulto encubierto a centenares de represores condenados, algunos de ellos con penas de cuatro condenas perpetuas. Las encuestas indican que nada menos que un 86% de los ciudadanos está en contra de que sean puestos en libertad o se reduzcan sus penas. Las plazas del país fueron la mejor
demostración de esa voluntad popular expresada en la marea de pañuelos blancos.

Ahora, se perfila el juicio político a los tres miembros de la Corte Suprema que con su voto dieron mayoría la fallo que otorgó el 2×1 al represor Luis Muiña, miembro de seguridad del Hospital Posadas, condenado en el 2011 a 13 años de prisión por varios secuestros y torturas durante un operativo militar.

De hecho, el multitudinario rechazo en la calle, y la resolución aprobada por el parlamento argentino, tendrían que motivar sus inmediatas renuncias.

La lucha sigue
Se ha ganado una batalla importante, pero en la gente y en las advertencias de Madres y Abuelas queda claro que hay un sector social y gran parte del partido de gobierno que encabeza Mauricio Macri que no abandonarán su intención de lograr la impunidad para los represores, porque saben que el control social, incluso con el uso de la violencia y el miedo es la única herramienta que permite aplicar medidas económicas que incluyen despidos, desocupación, y recortes sociales de derechos y libertades. Y ese básicamente es su proyecto, similar en sus objetivos, al que tuvo la dictadura instaurada en marzo de 1976.

El pueblo argentino demostró ayer que no está dispuesto a regresar a ese pasado, y que tampoco permitirá la impunidad de aquellos genocidas de entonces. (PE/Serpal)

Foto Efeme de la calle. Marcha en Bahía Blanca.
SN 161/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s