¿CÓMO Y PARA QUÉ VIVIMOS?

Para que vivimos
Por Julio Monsalvo
Formosa

Historia real… Escenarios y nombres de fantasía…
Chabela y Beto se conocen y se enamoran. Un detalle, viven en distintos países. Chabela en el “Montañoso” y Beto en el “Fluvial”.
Al cabo de un tiempo, ambos deciden vivir juntos en el país “Fluvial”.

Las compañeras y los compañeros de la institución donde trabaja Chabela, organizan una fiesta de despedida.
Pepe y Mecha, que se han incorporado en esos días a la institución apenas conocen a Chabela. Llegan a la fiesta sólo a saludar, pues tienen un compromiso previo.
Se produce la siguiente conversación:
– Hola Chabela querida…Lástima que no podemos quedarnos…Venimos a felicitarte…
– Gracias…
– ¡Qué buen contrato de trabajo habrás conseguido! Felicitaciones y felicitaciones…
Pepe y Mecha se retiran apurados, sin dar lugar a que Chabela les cuente que su decisión de vivir a otro país es motivada por el Amor.

Pepe y Mecha estaban convencidos que la única razón por la que alguien decide radicarse en otro país, es la de tener asegurado mayores ingresos monetarios.
Hace unos años, un joven profesional que había emigrado a un país europeo, envía una carta a un diario de su ciudad de origen, instando a sus colegas que lo imiten, pues “aquí se gana bien”. Claro, era antes de la crisis europea.

La historia real y la carta del joven profesional, nos hablan de lo arraigado que está en nuestras sociedades el motivo para vivir: aumento del patrimonio material de la mano del consumismo.
Una elocuente expresión del individualismo, una de las características distintivas de la cultura antropocéntrica que predomina en la Humanidad en este momento histórico.

Individualismo que anestesia sentimientos solidarios a punto tal de naturalizar las atroces inequidades, ser indiferentes a las mismas, proferir expresiones despectivas hacia pobres e indigentes e incluso llegar a actitudes violentas contra los mismos,
Ante esta realidad, siempre oportuno que personal, familiar y comunitariamente, formulemos esta pregunta:
¿Qué necesitamos para vivir, y vivir en plenitud?

Veamos qué nos dice un grupo de niñas y niños de 8 a 11 años de la Ciudad de Azogues, Ecuador, en 2005, reflexionando sobre la Salud de los Ecosistemas con las “seis A” de la Esperanza para tener “Alegremia”:

Queremos vivir en un Ecosistema con Aire puro, Agua limpia, Alimentos saludables, Albergue que sea protección, Amor que se trasunta en el vivir en paz con relaciones sociales, políticas, económicas y ambientales solidarias, en donde el Arte sea la expresión de la creatividad, la fantasía y la imaginación…

La Vida nos hace recordar continuamente las Necesidades Vitales Indispensables. Lo hace de muchas maneras. Una de ellas es invitando a recuperar lo natural. Observar Bebés, escuchar la sabiduría de niñas y niños, viajar por nuestro Ser Interior y al encontrarnos con la niña/niño que somos, tomar consciencia qué se necesita para ser feliz.
¿Cómo y para qué vivimos?
Hasta la Victoria de la Vida Siempre! + (PE)

SN 175/17

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s