El Globo Rojo, superador.

Globo Rojo 02

Por Aníbal Sicardi

Bahía Blanca

El globo quedó enredado en el gran farol que se usaba para el alumbrado público. Conocido como farola, hacía poco tiempo que se había colocado en el el barrio  de Ménilmontant, en París,  capital de Francia.

Allí lo encontró el niño Pascal, seis años, quien lo bajó e inició una amistad incondicional, libre, que superó las dificultades y el rechazo social del medio ambiente.

Albert Lamorisse, director de cine francés, lo transformó en una película. Por el color del inanimado elemento la llamó El Globo Rojo (1956)   Uno de sus hijos se llamaba Pascal, quien trabajo en el film junto a su hermano Sabine.

La película, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes y el Oscar al mejor guion original, narra esa amistad sin limites. El Globo acompaña a Pascal en todas partes. En las calles. En la escuela. En la casa. El Globo es un elemento vivo. El niño encuentra el anhelo depositado en lo profundo de su corazón. Juntos rompen el monocromo social.

El globo rojo 01

Pascal es solidario con el Globo al ser rechazado en la casa, en la escuela, en la iglesia, en el tranvía. Pascal no deja solo al Globo cuando no le permiten  entrar en esas instituciones fosilizadas.

Un día cualquiera vuela una piedra desde un grupo de chicos. Impacta en el Globo Rojo. Lo destruye. Ocurre lo Impensado.

Los niños y niñas ven como los globos huyen de sus manos. Los ojos de los mayores se asombran cuando los globos escapan desde sus casas. Parecen vivos. Mejor, están vivos. Se expande la solidaridad con el globo derribado.

Globo Rojo III

Es la revolución de los globos. De múltiples colores. La revuelta del color en la sociedad de edificios y personas grises. Monocordes. La alegría de quienes habían acompañado a Pascal y el Globo, como el rengo que lo guardaba debajo de su paraguas. Un ejército de globos encarcelados inunda el cielo parisino.

Hace unos años el PRO apeló al globo, en este caso de color amarillo. El espacio politico argentino utilizó la fantasía que arroja los reyes de las fiestas cumpleañeras de la niñez.  Ciertos sectores de la sociedad criticaron la decisión sin percibir el simbolismo que arrojan los globos. El PRO lo previno (o no), pero no pudo dominarlo.

A poco andar fueron menos en las fiestas y ahora, prácticamente, desaparecieron.

La magia del globo no coincidía con quienes los exponían.  Actitudes impostadas no funcionaron. Es necesaria la empatía entre el objeto y quienes lo utilizan. La gente del PRO no la tiene. No eran y no son Pascal ni el Globo Rojo. Los números carcomieron sus fantasías, si alguna vez la tuvieron.

Les quedó el color. Amarillo. Profusamente promovido en las elecciones de medio plazo. Después menguó. Barbaro Durán sabe, supo siempre,  que esa propuesta  tenía fecha fija de inutilización. Conoce la negatividad del  amarillo. No por el valor en sí. Es uno de los cuatro colores primarios, juto al rojo, el verde y azul. Es considerado cálido (nada que ver con la gente del PRO) y tiene mucha vigencia con el arte, Van Gogh un clásico en uso de ese color

Globo Rojo I

Los problemas que tiene el Amarillo son de su historia.

En su relato El Otro Jorge Luis Borges lo relaciona con la ceguera.

El amarillo es usado para adjetivar a la prensa sensacionalista, “es la prensa amarilla”  En política, amarillismo es la táctica de cambiar repetidamente de posición,

En el teatro suele ser el color  de la mala suerte. Se lo asocia a Moliere quien murió representando  El Enfermo imaginario vestido de ese color.

En cuanto a plagas, la fiebre amarilla es una peste masiva.

Además, ¡vaya con el asunto!,  es el color utilizado en señales de alertas. El Amarillo, indicador de peligro. Calle cortada. Prohibido avanzar, Cuidado, tren.

Demasiado simbolismo en contra. En hipótesis les queda una. El irresponsable del Ejecutivo Nacional fue presidente de Boca Juniors y de alli se asocia al Amarillo con ese club.

Si embargo la inexorable fuerza  del simbolismo es fatal. Los boquenses se reconocen por “bosteros”, los que recorrían las calles juntando “bosta” de los caballos que solía usarse para abono de los sembrados,

Hay un punto clave. Los boquenses se honran en ser bosteros. Surge el interrogante ¿ Cuánto tiempo puede ser usado por los Ceos del PRO que nada tienen que ver con esa vivencia? El simbolismo derrotará la intención del uso imbricado del ser boquense.

La comparación del  Globo Rojo con el Amarillo es sustancial   El Rojo es destruido por quienes no eran de la partida. El Amarillo esta siendo destruido por quienes se lo quisieron apropiar.

Salvador Maldonado, Rafael Nahuel, submarino, represion, asociación natural con el verde de la gendarmería y azul de la policía. Marcas  destructivas de la falsedad del PRO.  No aguantan la fantasia viviente   ni   la verdad que vive en el Globo.

La bisagra de la historia puso en movimiento sus goznes. Las ventanas dejan entrar la luz. Las puertas se entreaben. Las esperanzas toman vuelo. El anhelo se encarna.

Lo monocorde del discurso único es inundado por el color de múltiples vidas. Es el tiempo del Globo Rojo y el niño Pascal. Están allí. Superan los embates. Se reconstruyen. Triunfan. + (PE)

SN 458/17

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s