Soñar con los ojos abiertos, treinta lecciones de Fernando Birri

Feernando Birri

Por Carlos A. Valle

Buenos Aires

Las treinta lecciones que Fernando Birri – considerado el padre del nuevo cine latinoamericano- ofreció en la Universidad de Stanford recogen la larga experiencia de una visión muy abarcadora de lo que significa la creación, especialmente cinematográfica, en el entorno de un continente acosado por la injusticia y la opresión que producen miseria y niegan todo futuro.

Fernando Birri nace en Santa Fe, Argentina en 1925. Cursa estudios en el Centro Sperimentale de Cinematografía de Roma, Italia. Cuando regresa a su país, funda el Instituto de Cinematografía de la Universidad Nacional del Litorial. Fundó la Escuela Documental de Santa Fe, que fue la primera en América Latina y, posteriormente, la Escuela Tres Mundos, en Cuba, junto con Gabriel García Marquez1. Desde sus inicios sus producciones reflejan una postura social crítica que también se expresan en sus manifiestos sobre el cine. Por dos veces, por razones políticas, debe abandonar su país. En Italia y Cuba desarrolla sus varios dones como titiritero, artista plástico, poeta y como maestro de nuevos cineastas.

La obra se divide en tres partes. En la primera, “La semilla”, se explaya sobre su propia obra comenzando con el análisis de lo que fue una fatigosa y compleja preparación de su primer documental, Tire Dié (1956-60) que condensa los postulados de su largo peregrinaje en la tarea de crear. Así, comparte los entretelones del choque de visiones culturales y sociales, las dificultades del creador para plasmar en imagen y sonido su propio compromiso con la realidad en la que está inmerso. Tire Dié es la primera producción cinematográfica que asume una universidad latinoamericana Para Birri se trata de un gran logro porque, hasta ese momento “el cine era algo mal visto ¡Todavía eran artes del diablo!”. (pág. 21)

Tire Dié, toma su nombre del pedido de los niños de una moneda de diez centavos, que hacían desde un puente al paso del tren que disminuía su marcha al cruzarlo. Birri se propuso reflejar esa situación donde los niños que piden solo reflejan efectos de causas sociales que, si no se eliminan, nuevos niños sufrirán esa necesidad. Pero no quiere hacerlo solo, de entrada entiende que tema, tratamiento y guión tiene que ser un trabajo colectivo. Hay que comenzar por relacionarse con la gente de quien se quiere hablar y ganar su confianza. Para ello es imprescindible la sensibilidad del entrevistador. Su primer acercamiento a la barriada recibe una respuesta más bien hostil, que se registra en la filmación cuando una mujer mientras lava su ropa dice “¿Por qué no nos dejan tranquilos en nuestra miseria?”, y dice Birri “…hay una carga de dignidad impresionante en esa sufrida figura.” (pág.31)

Birri insiste que el documental no busca contar una “historia” sino un “problema”. La presentación del documental fue acompañado por un manifiesto llamado Por un cine nacional, realista y crítico donde se afirma que “Tire Dié quiere ayudar a la formación de (la) conciencia social por medio de la crítica social latente que en él se ejercita” (págs.34-35)

En los capítulos siguientes reflexiona sobre las siguientes obras de su producción, entre ellas, la muy recordada Los inundados (1961). Aquí Birri busca reelaborar el tema de su documental a partir un cuento de Mateo Booz. Este encuentro entre documental y ficción, que llama “doc-fic”, estará presente en toda su filmografía a fin de expresar su comprensión de la estética de este género. Cree que la separación entre ambos géneros está superada y que hay que promover “una contaminación entre ambos géneros” o lo que él prefiere llamar “la interpenetración”. Birri ha sido fiel a su comprensión sobre la esencia del filme, pero el cuestionamiento a las probables tentaciones ideológicas que tienden a restringir la expresión creativa no se destaca.

En la segunda parte del libro, llamada “El humus”, analiza algunas obras que asumen la visión de este nuevo cine latinoamericano, entre las que se destacan los aportes del español Luís Buñuel con Los Olvidados (1950) uno de los frutos de su larga presencia en México; Glauber Rocha de Brasil con Dios y el Diablo en la tierra del Sol (1964) y Miguel Littin de Chile con El Chacal de Nahuel Toro (1969). Se trata de las ya “clásicas” obras de las décadas del sesenta y setenta que han logrado plasmar en el celuloide hondos problemas sociales.

Birri quiere no solo echar una mirada sobre el pasado sino proyectarse a los nuevos cineastas -objetivo que está en el origen de la Escuela Internacional- buscando dar “larga vida a la utopía del ojo y de la oreja” (pág.247).

En la tercera parte de la obra, “La flor y el fruto”, Birri procura entrelazar su visión del cine con la cultura de América Latina. Por eso habla, entre otros temas del muralismo mexicano; el “neorrealismo” de Gabriel García Márquez; la música, mezcla de tango y jazz, de Astor Piazzolla y el ensayo en obra de Eduardo Galeano. Hay aquí un proceso de alimentación del que se nutren los directores de cine, pero hay también un proceso de retroalimentación en el encuentro con la cultura.

En la utopía que pregona Birri la libertad y la creatividad juegan un papel clave. Porque su invitación a “soñar con los ojos abiertos” está acompañada por “una conciencia profunda de la antiutopía latinoamericana” (pág. 384). Para que la utopía se torne realidad se requiere un marco social donde se comparta una común visión del mundo. Mientras esto no sea posible ¿qué deberán esperar los nuevos cineastas? ¿Cómo se prepararán para enfrentar un mundo donde el medio audiovisual se desarrolla como industria con objetivos solo comerciales? El valor de esta obra reside en su espíritu testimonial, en la riqueza de la experiencia y en la búsqueda permanente por lo “nuevo”, acompañado por un dejo de nostalgia junto a una particular visión de la historia.

Fernando Birri residía en Roma donde falleció el martes 28 de diciembre  a los 92 años. (PE)

SN 465/17

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s